Actualidad - CON EL APOYO DE URUGUAY CRECE LA PRESIÓN SOBRE GRAN BRETAÑA

16.12.2011 15:32

A medida que se acerca el 30 aniversario del comienzo de la Guerra de Malvinas el conflicto con los británicos se recalienta. El gobierno argentino presiona diplomáticamente a los ingleses para que accedan a hablar del tema de la soberanía de las Islas Malvinas y otros archipiélagos del Atlántico Sur en manos de la corona británica. Por su parte un actor importante, la República Oriental del Uruguay volvió hoy a la primera plana de los medios. El vecino país decidió impedir el ingreso a sus puertos de buques que utilicen la bandera de las islas Malvinas. Así Uruguay respalda una vez más el histórico reclamo de la Argentina ante el Reino Unido por la soberanía de los archipiélagos australes.

 

El presidente uruguayo, José Mujica destacó que existe una definición política de su país para que no se permita el ingreso a puertos uruguayos de buques que utilicen bandera de las islas Malvinas. La postura de Mujica va en línea con el endurecimiento de la política exterior de la Argentina hacia los habitantes de las islas Malvinas. De hecho, hace poco la presidente del gobierno argentino Cristina Fernández de Kirchner, hizo pública la posibilidad de pedirle a Chile que cancele los vuelos que van hacia las islas del Atlántico Sur.

 

Se prevé también que durante la cumbre del Mercosur que tendrá lugar el próximo en Montevideo se suscriba en el documento final un nuevo reclamo del bloque para instar a Londres al diálogo para discutir la soberanía de las islas Malvinas con la Argentina.

 

En los últimos días, el Reino Unido dio señales de apoyo a los habitantes de las Malvinas al al menos respaldar si no promover la creación de un reservorio marino en la zona de las Islas Georgias y Sandwich del Sur. También anunció el arribo en febrero próximo del príncipe Guillermo a las Malvinas para realizar allí un programa de entrenamiento militar. La noticia sobre el probable viaje del príncipe fue interpretado como una provocación por parte de Argentina.

 

Ahora la embajada británica en Montevideo informó está "discutiendo de forma urgente con las autoridades uruguayas la significación" del anuncio de no permitir el ingreso de buques de Islas Malvinas. Fuentes de la representación británica indicaron que el embajador Patrick Mullee solicitó una entrevista con el canciller Luis Almagro por esta situación.

 

La Embajada de España también estaría siguiendo el tema de cerca, dado que varios barcos pesqueros que usan bandera de Malvinas son propiedad de empresas españolas. Recordamos que algunos de ellos fueron interceptados y abordados hace poco por naves argentinas en el Río de la Plata mientras se dirigían a Uruguay. Ninguno fue multado ni se les secuestró la mercadería pero sus tripulantes fueron informados que sus permisos de pesca eran ilegítimos.

 

Es de esperar que la escalada del conflicto continúe a medida que se acerque el 2 de abril del 2012, fecha en que se cumplirán 30 años de la recuperación militar de los archipiélagos australes. Todo esto sucede en un momento en que las fuerzas armadas británicas en general y la Royal Navy en forma muy particular se encuentran en lo que posiblemente sea el peor momento de su historia. Sería razonable que Argentina redoblara la presión con alguna compra de armamento. También sería razonable que los británicos intentaran descomprimir el tema y accedieran a hablar de soberanía.