Actualidad - CRECE LA TENSIÓN ENTRE ARGENTINA Y GRAN BRETAÑA

08.12.2011 17:38

Apenas uno o dos días después de que algunos medios británicos publicaran la noticia de que Argentina interceptó barcos españoles que pescaban en aguas del archipiélago malvinense otra novedad hace crecer la tensión entre ambos países. Londres anunció la creación de una “zona de protección ecológica” en torno a las islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

 

La escalada que por momentos pasa desapercibida para el común de la gente viene creciendo desde hace tiempo. En septiembre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner manifestó que el país podría dejar de permitir los vuelos semanales que unen Malvinas con Chile. En una innecesaria provocación el Reino Unido anunció hace poco que el príncipe Guillermo llevaría adelante tareas de adiestramiento militar durante seis semanas en el archipiélago argentino y reforzó su presencia bélica en la zona.

 

Esta semana se supo que naves argentinas interceptaron a doce naves españolas que pescaban en aguas de Malvinas. Las mismas fueron abordadas en aguas del Río de la Plata mientras se dirigían a Montevideo para dejar allí su cargamento.

 

Finalmente hoy trascendió la noticia de la zona de protección británica que abarcará 1.070.000 km2. Voceros de la embajada del Reino Unido en Buenos Aires dijeron que la iniciativa partió de la administración de los isleños.

 

Cabe destacar que el gobierno argentino busca presionar a los británicos por la vía diplomática y obtuvo varios logros en ese plano. El sábado de la semana pasada logró el apoyo unánime para su reclamo por parte de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC. El Reino Unido se niega sistemáticamente a cumplir el mandato de la ONU de entablar negociaciones con Argentina.

 

De todos modos es difícil creer que los británicos flexibilicen su postura si la República Argentina no logra ejercer una sutil presión militar. Algo –poco - se hizo últimamente en ese aspecto. Este año tuvieron lugar algunos ejercicios militares de cierta importancia, pero es de esperar que nada de eso haga cambiar de actitud a los ingleses si el país no equipa a sus fuerzas armadas con una cantidad razonable de armamento moderno.

 

Paradójicamente en este caso parece que sólo un mesurado rearme argentino puede generar las condiciones necesarias para una resolución pacífica del conflicto. Desde ya la presión diplomática que se viene ejerciendo y un fortalecimiento de la integración regional son un ingrediente imprescindible para esa resolución.