Actualidad - GRAN BRETAÑA NO NEGOCIARÁ A MENOS QUE LOS KELPERS LO DESEEN

23.12.2011 19:51

El primer ministro David Cameron aseguró a los kelpers que no se sentará a dialogar sobre la soberanía de Malvinas "a menos" que ellos "así lo deseen". "Argentina hace declaraciones que desafían el derecho a la autodeterminación y nunca podemos aceptar eso", agregó.

 

Elogió el "significativo éxito económico" de las islas y apuntó contra la Argentina por lo que consideró como "injustificados y contraproducentes esfuerzos para interferir el transporte marítimo en torno a las islas y afectar" la actividad comercial en la zona.

 

"Las amenazas de cortar la comunicación entre las islas y sus vecinos de Sudamérica sólo perjudican a quienes las impulsan", señaló el primer ministro británico a través de un mensaje radial de Navidad dirigido a los kelpers, que fue difundido hoy por la prensa británica.

 

Si bien el mandatario señaló que Gran Bretaña cree en una relación "constructiva" con la Argentina, se quejó de la actitud del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. "El gobierno de la Argentina ha continuado haciendo declaraciones que desafían su derecho a la autodeterminación y nunca podemos aceptar eso", concluyó. Es curioso que los británicos hablen de derecho de autodeterminación, un derecho que para ellos parece no tener validez fronteras adentro.

 

La presidenta argentina ha rechazado el argumento como una muestra de "mediocridad que raya la estupidez" y este año calificó a Gran Bretaña como una "potencia colonial en declive e insensible" por negarse a mantener conversaciones sobre los archipiélagos del Atlántico Sur en manos de los británicos.

 

Por otro lado el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido William Hague, se puso en contacto con su par uruguayo, Luis Almagro. Almagro indicó que le explicó a su par británico la decisión adoptada en los últimos días por Uruguay de impedir que barcos con pabellón de Malvinas recalen en sus puertos, medida a la que se sumaron los otros países del Mercosur.

 

Tras la medida del Mercosur, Gran Bretaña expresó serias preocupaciones por las tensiones. “Estamos muy preocupados por este nuevo intento de Argentina para aislar a la población de las Islas Falkland (por Malvinas) y dañar su subsistencia, algo que no tiene justificación”, indicó un comunicado de de la Cancillería británica del miércoles 21. La prohibición del Mercosur incluirá a buques militares británicos.

 

Entre tanto los armadores españoles admiten que se encuentran ante una situación compleja pues sus pesqueros se verían obligados a buscar otros puertos.  Sus ganancias disminuirán si no pudieran operar desde los puertos uruguayos.

 

Argentina también rechaza los planes de la petrolera Rockhopper para seguir con las tareas de perforación en la plataforma marítima de Sea Lion, en las costas de las Malvinas, que se espera produzcan millones de barriles de crudo al año. Esto generaría además un enorme riesgo ambiental.

 

Permítasenos mencionar que la petrolera británica BP tiene que hacer frente a los enormes costos financieros por el derrame de 2010 ocurrido en su plataforma Deepwater Horizon, en el Golfo de México. El 20 de abril de ese año tuvo lugar una explosión en la torre, provocando un incendio. Varios barcos de apoyo lanzaron agua a la misma en un infructuoso intento de extinguir las llamas. Deepwater Horizon se hundió el día 22 de ese mes a una profundidad aproximada de 1.500 metros, sus restos se encontraron en el lecho marino desplazados aproximadamente 400 metros al noroeste del sitio donde se encontraba el pozo. El desastre tuvo una magnitud difícil de calificar con palabras. Un derrame relativamente menor ocurrió el mes pasado en Brasil, generándoles a las petroleras estadounidenses Chevron y Transocean demandas legales por más de diez mil millones de dólares.

 

Para concluir digamos que es de esperar que ante la intransigencia británica las tensiones crezcan a medida que se acerque el trigésimo aniversario de la guerra de 1982, en la cual ofrendaron sus vidas por la patria 649 argentinos. Esperemos que los británicos acepten las razones históricas y geográficas y devuelvan los archipiélagos australes en forma pacífica.