Actualidad - MALVINAS: ¿RENOVADA EMBESTIDA DEL GOBIERNO ARGENTINO?

15.03.2012 20:40

Esta tarde, casi en coincidencia con la partida de la presidente Cristina Fernández de Kirchner hacia Santiago de Chile para su primera visita al país trasandino desde que fue reelecta en el cargo, el canciller argentino anunció medidas contra empresas que trabajan en la explotación del crudo en Malvinas.

 

El canciller Héctor Timerman, anunció esta tarde que Argentina tomará acciones administrativas, civiles y penales contra las empresas que trabajan en la explotación ilegitima de crudo en las islas Malvinas. "Nuestro país tomará acciones legales contra las empresas involucradas en la exploración de petróleo en las islas Malvinas", informó Timerman en una conferencia de prensa. "Está totalmente probado su ilegítimo accionar", afirmó.

 

Timerman dijo que existen tres niveles de empresas en el negocio de la explotación de los recursos naturales en el archipiélago. Dijo que éstas están vulnerando leyes argentinas y “las más de 10 resoluciones de la ONU” que obligan al Reino Unido a mantener un diálogo con la Argentina.

 

En el primer nivel, el ministro ubicó a las empresas que poseen licencias ilegítimas para la exploración petrolera. En el segundo, a las que dan servicio logístico a esas empresas. En el tercero, a las que brindan servicios financieros y de asesoría a las petroleras: bancos, agentes de bolsa, analistas de riesgo, etc. 

 

El canciller dijo que también serán enviadas "notas de advertencia" a todas aquellas empresas que estén interesadas en trabajar en las actividades de exploración de crudo, para informarles "de la ilegalidad de las acciones" que se están llevando a cabo.

 

"Vamos a llevar adelante esta causa para que Gran Bretaña entienda que tiene que dar cumplimiento a resoluciones de la ONU, especialmente la 2065 de resolución pacífica sobre un conflicto de soberanía", explicó.

 

El gobierno argentino confía en que las acciones mencionadas contarán con el apoyo de "cientos de países" que han venido apoyando las medidas que tomó Argentina con vistas a recuperar el archipiélago.

 

Recordemos que la ONU exhortó reiteradamente al Reino Unido a iniciar un proceso de diálogo con Argentina en torno a la soberanía del archipiélago. Londres se negó y se niega a ello sitemáticamente.

 

No queda claro aún cómo se implementarán las medidas y qué alcance tendrán a nivel nacional e internacional.

 

Respecto al viaje de la presidente a Chile se sabe que Malvinas es uno de los temas más importantes de la agenda. Hasta donde se sabe el gobierno argentino no reflotará la amenaza, que hizo Cristina Fernández en septiembre del año pasado, de cancelar los vuelos que unen Punta Arenas con el archipiélago malvinense.

 

Eso significaría llevar al límite la voluntad chilena de apoyar a su vecino. De por sí Chile recibe y resiste grandes presiones de los británicos. Cabe preguntarse entonces en qué quedará la oferta argentina de establecer vuelos entre Buenos Aires y Malvinas. Probablemente en nada, los ingleses la rechazan y Argentina difícilmente querrá prohibir - al menos por ahora - el uso de su espacio aéreo para el vuelo Malvinas - Punta Arenas.

 

¿Fue para que eso pase más desapercibido que el anuncio respecto a las acciones legales contra empresas petroleras y otras se hizo hoy? Para quienes conocen la dinámica de la política argentina la respuesta sería: “es probable”.

 

Queda en evidencia una vez más que a la política del gobierno de Buenos Aires le falta un factor que posiblemente sería determinante: el militar. Si Argentina contara con fuerzas armadas con un poder adecuado a sus necesidades la historia podría ser diferente. Eso es algo que admiten hasta los propios británicos.

 

¿Sabrá la presidente Cristina Fernández de Kirchner reconstruir las Fuerzas Armadas argentinas? Eso es una gran incógnita. Paradójicamente el factor militar podría ser decisivo en la ansiada recuperación pacífica de los archipiélagos australes.