Actualidad - ARGENTINA DENUNCIARÁ LA MILITARIZACIÓN DE MALVINAS

09.02.2012 18:36

Si bien el discurso pronunciado anteayer por Cristina Fernández ante autoridades de todo el arco político argentino había generado mucha expectativa, no hubo anuncios espectaculares respecto a la temática excluyente del mismo: la cuestión Malvinas.

 

La ausencia de referencia a medidas extremas fue en si mismo un hecho positivo, ya que se decidió continuar en el camino de la diplomacia.

 

Cristina Kirchner afirmó que “es un anacronismo que en el siglo XXI se sigan manteniendo colonias. Hay sólo 16 casos en todo el mundo y 10 de ellos son de Inglaterra.”

 

“Las grandes batallas del siglo XXI van a ser por los recursos naturales”, advirtió, y destacó que América del Sur es una de las regiones “más ricas del planeta” en ese tipo de fuentes.

 

“Malvinas ha dejado de ser una causa de los argentinos, para transformarse en una casa de los Americanos del Sur, y en una causa global, y creo que este es uno de nuestros mayores logros”, aseguró.

 

“A nosotros no nos gustan los juegos de las armas”, expresó la Presidente denunciando “el envío (a Malvinas) de un destructor, inmenso y modernísimo, acompañando al Heredero Real, a quien nos hubiera gustado verlo con ropas civiles y no con uniforme militar”.

Anunció que “vamos a plantear fuertemente esta militarización del Atlántico Sur, porque si algo vamos a preservar, además de los recursos naturales, es una región donde la paz impera.”

Precisó que “por eso he instruido a nuestro Canciller para que presente formalmente ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y ante la Asamblea General de las Naciones Unidas esta militarización del Atlántico Sur, que implica un grave riesgo para la seguridad internacional.”

 

Las palabras de la Presidente fueron bien recibidas en Argentina, aunque muchos analistas resaltaron que se esperaba alguna medida más concreta. Los chilenos y los kelpers se sintieron aliviados porque no se anunció la suspensión del vuelo semanal que hace hacia las islas una empresa chilena.

 

El Reino Unido insistió hoy en que la soberanía de las Malvinas es británica y defendió su presencia militar en las islas.

 

El primer ministro británico, David Cameron, replicó a la primera mandataria argentina diciendo que "defenderá adecuadamente" las islas Malvinas.

 

En tanto el ministro de Defensa argentino, Arturo Puricelli, acusó a los británicos diciendo “Quieren llevar el conflicto por Malvinas a la vía armada.”
 

“Quieren desestabilizarnos, y quieren ver si caemos en la tentación de llevar el conflicto por la vía armada”, sentenció tras el discurso de la presidente.

 

Expresó que las acciones inglesas “son una bravuconada para sostener el gasto militar”. “La certeza de reclamar por vía diplomática es lo que los ha desencajado. La decisión de los países de América del Sur de no recibir buques que vengan con banderas de las Islas Malvinas les está generando problemas, y les está encareciendo la usurpación que ellos mantienen”, agregó.

Por otra parte, advirtió: "Toleramos lo de Malvinas, pero si llegan a venir a territorio argentino, ejerceremos nuestro derecho a la legítima defensa". Y Acusó al gobierno de David Cameron de propiciar un enfrentamiento armado.
 

Estas declaraciones generaron cierto disgusto en diversos sectores de la sociedad, ya que las Fuerza Armadas argentinas tienen su capacidad operativa muy disminuida por décadas de desinversión. Si bien bajo el mandato de Puricelli el deterioro se desaceleró, no hubo hasta ahora muchas acciones concretas para revertir la grave situación.

 

Insistimos en lo que ya dijimos varias veces. Si Argentina quiere una solución diplomática y pacífica del conflicto debe invertir una suma razonable de fondos en sus FFAA. Los intereses en juego son demasiados y los británicos tienen una larga historia de colonialismo y rapiña como para esperar que cedan, si Argentina no tiene la capacidad de un ejercicio real de la fuerza.