Actualidad - MALVINAS: EL VICECANCILLER BRITÁNICO PRESIONA A CHILE

13.03.2012 18:09

El vicecanciller británico, Jeremy Browne, arribó ayer lunes a Chile para una visita de dos días que incluirá una reunión sobre el futuro de las islas Malvinas con el presidente de Chile, Sebastián Piñera. Esto sucede días antes de la llegada a Santiago de Chile de la presidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y a semanas del 30° aniversario de la Guerra de Malvinas.

 

Browne repudió la política del gobierno argentino: "La posición de Gran Bretaña es muy clara en este asunto. No creemos que un bloqueo económico a las islas Falkland (por Malvinas) sea lo correcto". Agregó que Gran Bretaña no busca “una controversia con Argentina. Pero tenemos una creencia absoluta en el principio de autodeterminación", agregó el británico.

 

También advirtió que Londres "debe estar siempre preparado" para un eventual conflicto, y que las Malvinas "están defendidas apropiadamente y debemos defenderlas debido a la situación política creada por Argentina".

 

Si no fuera por la seriedad que revista el tema para los argentinos, estas declaraciones resultarían un tanto risueñas, ya que el propio el ministro de Defensa de Gran Bretaña, Phillip Hammond, afirmó que su país no ve que la Argentina sea una “amenaza militar creíble” en lo que concierne a Malvinas.

 

Browne criticó las medidas argentinas que teóricamente dificultan a los kelpers (británicos que viven en Malvinas) acceder a productos básicos. "Esperemos que los pueblos de Chile, Brasil, Uruguay y otros países vean que no está bien que un país grande y poderoso establezca un bloqueo para reducir la calidad de vida de habitantes que viven en islas remotas", agregó. Lo que olvidó decir es que esas islas son argentinas y que Chile, Brasil y Uruguay son países soberanos. También olvidó que las islas están muy lejos de Gran Bretaña pero cerca del territorio continental argentino.

 

Por último, el funcionario británico sostuvo: "Creo que el ciudadano argentino medio quiere tener un buen trabajo y un buen salario para su familia. Si fuera argentino, una economía estable, baja inflación y la posibilidad de un empleo serían más importantes para mí que las islas Malvinas, sitio que la mayoría de los argentinos no ha visitado y que no hace diferencia alguna a su vida". Estas declaraciones son poco serias si se considera el estado de la economía y los niveles de desocupación del Reino Unido.

 

Sin dudas Gran Bretaña se encuentra desconcertada por el apoyo que recibe Argentina por la causa Malvinas por parte de los más diversos países, en especial por el de sus vecinos. Por eso presiona donde cree que el hilo es más delgado. Pero la postura chilena dista mucho de ser la de 1982. Para el colmo a pesar de la conciencia que tienen los argentinos del uso político que su gobierno le pueda estar dando a la causa, la postura de la población no cambia. Aún con una imagen positiva descendente de su gestión, en lo que respecta a Malvinas Cristina Fernández tiene el apoyo de los ciudadanos del país.