Actualidad – MALVINAS: REALEZA INGLESA, NOBLEZA PERUANA Y PETRÓLEO

21.03.2012 16:48

Mientras el canciller de Perú, Rafael Roncagliolo, debe soportar hoy el embate de algunos sectores de derecha por la decisión del gobierno de Lima de cancelar la visita del buque de guerra británico HMS Montrose, la presidente Cristina Fernández de Kirchner agradeció la decisión del gobierno peruano. “Me siento muy orgullosa de la actitud del Perú”, expresó en un acto público.


Algunos opositores se apuraron a remarcar que el vicecanciller británico Jeremy Browne llegó al Perú para fortalecer las relaciones entre el Reino Unido y ese país, sobre todo en el campo comercial. Señalaron que según cifras recientes, las casi 30 compañías inglesas que operan en el país mantienen inversiones por $4400 millones, lo que representaría el 18% del total de la inversión extranjera en el Perú.

 

Aun cuando quienes escribimos esta nota tenemos conciencia de las mezquindades políticas de algunos gobernantes latinoamericanos, consideramos que es difícil ponerle precio a la creciente cohesión de los países de América Latina y América del Sur en particular. Los asuntos internos deberán ser resueltos por cada país, la consolidación regional es una tarea de todos.

 

En otro plano de la cuestión Malvinas se informó que en el día de hoy el príncipe Guillermo volvió a Gran Bretaña luego de haber estado destacado en las islas Malvinas, según se anunció oficialmente en Gran Bretaña.

 

Guillermo había permanecido en el archipiélago argentino desde febrero. El teniente de vuelo Gales, como es conocido en la Real Fuerza Aérea (RAF), fue uno de varios pilotos que estuvieron de turno para las misiones de búsqueda y rescate en las Islas Malvinas.

 

Según los kelpers (nombre que se les da en Argentina a los isleños) Guillermo visitó brevemente el hospital local e hizo un viaje a la remota isla del León Marino, habitada por pingüinos, leones y elefantes marinos.

 

La estadía del príncipe irritó al gobierno de Buenos Aires. Las islas se encuentran ubicadas a apenas 460 kilómetros de su territorio continental. La presencia del príncipe inglés agravó la tensión que se vive en vísperas del trigésimo aniversario de la recuperación de los archipiélagos australes por parte de Argentina en abril de 1982 y la posterior reconquista de las mismas por parte de Gran Bretaña.

 

Por otra parte la petrolera británica Falklands Oil and Gas (FOGL) anunció ayer que un grupo inversor adquirió parte de una opción para invertir en exploración de crudo en las áreas de las Malvinas para las cuales la compañía posee licencias otorgadas unilateral e ilegalmente por el gobierno del Reino Unido.

FOGL se negó a revelar la identidad de los inversores interesados en ingresar en el negocio, que implica contribuir en igual proporción a los costos derivados de la perforación, pasados y futuros, aunque admitieron los números de la operación. En un principio, los compradores desembolsarían 6 millones de dólares por una opción para comprar una participación de 25% en las licencias.

 

FOGL estima que hasta ahora gastó unos 68 millones de dólares brutos en la preparación de sus dos pozos de exploración. Además, el nuevo socio contribuiría con 40 millones de dólares a la campaña en los próximos dos años y espera poder ejecutar esta opción "en los dos próximos meses". Otras fuentes afirman que si los presuntos inversores finalmente deciden ejecutar su opción y participar, lo harán en un plazo máximo de dos meses "antes del comienzo de las exploraciones". De todos modos como la empresa espera poder empezar sus perforaciones a principios de junio, no habría mucha diferencia entre una versión y la otra.

La firma inglesa FOGL habría estado cerca de cerrar un acuerdo con el comprador de la opción para la adquisición de un área completa en la zona de Malvinas, pero por "razones corporativas", que tampoco fueron reveladas, la otra parte habría dado marcha atrás a último momento.

Bushell negó que la decisión de no invertir en permisos de exploración haya sido tomada por temor a las recientes advertencias argentinas de llevar a la Justicia a las compañías que operen en las Malvinas sin permiso. Igualmente el comprador seguiría interesado en invertir en parte de la opción.

 

Recordamos que la semana pasada el gobierno de Buenos Aires anunció públicamente que denunciará penalmente en la justicia local y en tribunales internacionales a las firmas interesadas en extraer petróleo del archipiélago sin consentimiento de la Argentina. Para ellos se basará en leyes argentinas y en una resolución de la ONU que prohibió la concesión de licencias de exploración hasta que no se llegue a un acuerdo sobre la soberanía de las islas. No obstante esa resolución el gobierno inglés habilitó la actividad en diversos pozos.


Hace apenas unos días el canciller argentino Héctor Timerman aseguró que las demandas administrativas, civiles y penales no solo alcanzarán a las petroleras con operaciones en el archipiélago, sino también a las que les den apoyo logístico y a aquellas que les brinden servicios financieros, jurídicos, de auditoría y de relaciones públicas, entre otros.
 

Aunque algunas de esas empresas operan en la Argentina, no sufrirán sanciones por ahora. Se les enviarán "notas de advertencia y asunción de riesgo" sobre la "ilegitimidad" de las actividades que financian. Las mismas advertencias recibirán otras siete petroleras interesadas en iniciar actividades en Malvinas.

 

El Gobierno también pedirá a los entes reguladores de las bolsas neoyorquina y londinense que exijan a esas compañías informar en sus mercados sobre el reclamo argentino de soberanía sobre las islas.