Actualidad – YA ESTÁ INSTALADA EN MALVINAS LA PLATAFORMA LEIV EIRIKSSON

24.01.2012 21:09

La segunda plataforma petrolera británica, la Leiv Eiriksson, con bandera de Bahamas, ya está instalada en las aguas de las Islas Malvinas. Se espera que en los próximos días comience a perforar dos pozos en el sur y el sudeste del archipiélago, muy cerca del límite de la plataforma continental argentina. La máquina fue contratada por Borders & Southern Plc y Falkland Oil and Gas Ltd (FOGL). La misma había sido detectada la semana pasada por la Aviación Naval Argentina.

 

Por ahora el descubrimiento de crudo más prometedor fue realizado por otra empresa, Rockhopper Exploration Plc, con la plataforma exploratoria "Ocean Guardian". El hallazgo tuvo lugar en el sitio denominado Sea Lion, donde Rockhopper estima que hay 500 millones de barriles de crudo ligero de buena calidad.

 

La llegada de la segunda plataforma petrolera británica se da cuando se informó que una empresa petrolera estadounidense, que operaría con el aval de "los más altos niveles" políticos de Washington, pagaría unos 1.500 millones para sumarse a la exploración de hidrocarburos en la plataforma submarina de las Islas Malvinas.

 

La versión debe ser tomada con pinzas ya que fue dada a conocer por el periódico sensacionalista británico The Sun, que consideró que si el acuerdo se concreta, "la participación estadounidense podría ser un golpe de martillo a la Argentina, un gran logro para David Cameron y un cambio en las vidas de 3.000 isleños".

 

Según The Sun, ejecutivos de la petrolera Anadarko - con sede en Houston, Texas - volaron la semana pasada a Puerto Argentino para reunirse con representantes de Rockhopper y sellar el acuerdo comercial.

 

 "Anadarko tiene la aprobación desde los más altos niveles en los Estados Unidos", indicó una fuente citada por el periódico, que subrayó que esa compañía tiene "conexiones con el Pentágono".

 

Siempre según The Sun, la compañía Anadarko invertirá al menos US$ 1554 millones en la petrolera Rockhopper. Si esta información resulta verdadera el acuerdo anglo-estadounidense podría transformar la pelea política entre Londres y Buenos Aires por el futuro del archipiélago.

 

"Se ha llegado a un acuerdo. Anadarko contó con la aprobación para esto de altas esferas en Estados Unidos", habría declarado al periódico una fuente allegada a la compañía. "Y se les aseguró que los británicos defenderán las islas", agregó.

 

La información debe ser tomada con cierta reserva ya que no sería la primera vez que este matutino se vería envuelto en un error (o falacia) relacionada al tema Malvinas.

 

Ya a fines de febrero del 2006 publicó – junto a otros dos periódicos británicos - noticias poco creíbles sobre una supuesta amenaza militar argentina a Malvinas. Por ese entonces el aparato militar argentino se encontraba en condiciones aun más críticas que hoy en día.

 

Entre los directores de la petrolera estadounidense están Kevin Chilton, ex comandante del Comando Estratégico de Estados Unidos, y Preston M. Geren III, quien se desempeñó durante una década en el Departamento de Defensa norteamericano.

 

"El apoyo de Anadarko será una aprobación tácita a la soberanía británica y completará la transformación de las Malvinas de una colonia granjera a la última frontera en la multimillonaria industria mundial del petróleo", especuló osadamente The Sun.

 

En tanto, en una conferencia de prensa brindada hoy, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, afirmó: “Con el tema de Malvinas hemos sido muy claros: nosotros ratificamos la soberanía de las Islas Malvinas, lo hacemos mediante las vías diplomáticas, aspiramos a que Gran Bretaña tome como propias las diferentes resoluciones de las Naciones Unidas que los insta a sentarse a dialogar con la Argentina”.

“La prueba más contundente de que a Gran Bretaña no le asiste precisamente ningún derecho … es la permanente negación por su parte a sentarse a esta mesa de diálogo”, agregó.
 

Por otra parte se supo que la comisión de Relaciones Exteriores del Senado se reunirá el próximo jueves para consensuar una declaración formal de rechazo a los dichos del primer ministro inglés, David Cameron, quien acusó el gobierno argentino de tener una actitud "colonialista" por su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas.

 

Las expresiones de apoyo que en estos días recibe Argentina suenan con fuerza. El país defiende sus derechos por la vía diplomática, Inglaterra defiende su botín por la fuerza. El mundo sabrá apreciar el esfuerzo argentino por llegar a una solución pacífica. Entre tanto las Fuerzas Armadas argentinas deben prepararse para hacer frente a cualquier eventual amenaza británica contra la integridad del territorio continental y de las aguas de la plataforma continental argentina.