BOEING ARREMETE CONTRA LA POSIBLE FUSIÓN DE EADS Y BAE

24.09.2012 16:11

 

La primera reacción de Boeing frente a una eventual fusión de EADS y BAE Systems vino por parte de su Ejecutivo en Jefe, Jim McNerney, quien expresó que una potencial unificación de las empresas no amenazaba seriamente a Boeing.

 

La moderada cautela duró poco. La semana pasada el jefe de la rama de defensa de Boeing, Dennis Muilenburg, aseguró que la fusión involucraba temas que para los Estados Unidos significaban cuestiones de seguridad nacional e importantes cuestiones industriales, a las que habría que afrontar.

 

Boeing arremete contra una eventual fusión no tanto para ejercer presión sobre los europeos sino principalmente para influir sobre su propio gobierno. El gobierno de EEUU tendrá una influencia muy importante en el potencial trato.

 

El gobierno norteamericano es uno de los mayores clientes de BAE. Uno de los objetivos de EADS es precisamente aprovechar la influencia de BAE para  acceder al mercado estadounidense. Por su parte BAE no seguirá adelante con un acuerdo si no se puede obtener el apoyo norteamericano.

 

Boeing piensa hacer valer su influencia. Ayer aseveró que Airbus y sus patrocinadores estatales se habían burlado de la Organización Mundial del Comercio, al no cumplir con las reglas sobre subsidios.

 

Boeing afirma que Airbus es beneficiario de una ventaja comercial desleal por recibir miles de millones de euros y libras de los contribuyentes por parte de los gobiernos europeos.

 

Boeing - una empresa aeronáutica y de defensa - es uno de lo más grande  fabricantes de aviones y equipos aeroespaciales del mundo. Es la principal compañía estadounidense en término de monto de exportación. Cuesta creer que el gobierno norteamericano no tome todos los recaudos necesarios para protegerla de los eventuales perjuicios que pueda crearle la posible fusión de EADS y BAE.