CONTINÚAN CON ÉXITO LOS ENSAYOS DEL WILDCAT

20.02.2012 14:53

El helicópteros de próxima generación de la Marina Real británica ha completado 20 días de exigentes ensayos a bordo de la fragata tipo 23 HMS Iron Duke, sentando las bases para futuras operaciones. El Wildcat aterrizó cerca de 400 veces en la cubierta de vuelo de la fragata de día y de noche en  diversas condiciones meteorológicas mientras el buque navegaba frente a las costas del sur de Inglaterra y del norte de Escocia.

 

El trabajo de base para el helicóptero de próxima generación de la Royal Navy ha sido completado después de 20 días de exigentes ensayos de esta aeronave de vanguardia tecnológica.

 

La fragata que tiene su base en Portsmouth navegó en busca de las condiciones climáticas más difíciles en todo el Reino Unido para ayudar a escribir el libro de reglas para el nuevo helicóptero Wildcat, sucesor del Lynx.


A partir de 2015 el Wildcat será el helicóptero principal que utilizarán las fragatas y destructores de la RN.


A pesar de que el Wildcat se parece a la variante final del Lynx, la MK8, actualmente en servicio con el arma aérea de la flota, se lo clasifica como una aeronave nueva: Para empezar se maneja de manera diferente, sobre todo debido a que tiene nuevos motores y un tubo de cola diferente y distintivo.

 

Como resultado, hay que escribir un nuevo reglamento para definir lo que se conoce como 'los límites de operación del helicóptero naval' - las directrices para las operaciones seguras del Wildcat de día y de noche en condiciones climáticas diferentes y con diferentes cargas.


En total el Wildcat aterrizó en la cubierta de vuelo de la Iron Duke 390 veces, incluyendo 148 aterrizajes nocturnos - 76 de ellos con el uso de visores nocturnos.


Un gran número de sensores registraron más de 4.000 ítems diferentes, entre otros los datos procedentes de los motores del helicóptero, de su rotor y de la transmisión.

 

Esto incluyó tomas de video desde todas las posiciones de la tripulación, la medición del estrés y las tensiones de todo el fuselaje y de las palas del rotor, el registro de diversos parámetros de la caja de cambios y de las cargas del tren de aterrizaje.
 

Los informes de la tripulación y los datos registrados por cámaras y sensores están siendo analizados por los expertos para establecer los límites para operaciones marítimas diurnas y nocturnas para el Wildcat, en condiciones diferentes y con diversas cargas útiles. Este trabajo debería estar completo hacia fines de año.

 

Se continuará el trabajo con la realización de pruebas de radar, de la electro-óptica y del kit de navegación. También se harán lanzamientos de misiles.

 

Como ya escribiéramos en una nota anterior sobre el Wildcat, aunque el helicóptero tiene un aspecto similar al de su predecesor - con la excepción de la cola que fue modificada para mejorar la estabilidad del mismo - las características de Wildcat son lo suficientemente diferentes a las de su predecesor, como para justificar las extensas pruebas de vuelo.

 

Tanto la variante del Ejército Británico como la de la Marina Real se basan en una célula común con tren de aterrizaje con ruedas.

 

El Wildcat cuenta con un gran número de nuevos sensores y un equipo que incluye radar mejorado, suite de comunicaciones también mejorada, motores más potentes, más poder de fuego y una cabina de cristal con 4 grandes monitores.

 

El Wildcat será el pilar de las operaciones de helicópteros desde destructores y fragatas de la Marina Real, con 28 ordenados por el arma aérea de la flota. Los primeros deberían ser entregados a la RN en diciembre.

 

Ahora que el programa para el Reino Unido está avanzado, la empresa fabricante también está tratando de atraer a su primer cliente de exportación. Dinamarca y Corea del Sur podrían estar interesadas en la versión naval.