EADS Y BAE PEDIRÍAN UNA PRÓRROGA DEL PLAZO PARA ANUNCIAR LOS RESULTADOS DE SU INTENTO DE FUSIÓN

09.10.2012 14:22

 

Tal como lo adelantamos en nuestro último artículo sobre el tema, para EADS y BAE Systems se acerca la primer fecha límite, el 10 de octubre. Como lo habíamos previsto, todo parece indicar que un pedido de prórroga del plazo para un anuncio formal sobre el futuro de ambas empresas es inevitable. Así lo exigen las normas británicas sobre compras y fusiones de empresas: o se anuncia un resultado positivo, o se anuncia el fracaso de las negociaciones o se pide una prórroga.

 

"No hay posibilidades" de que EADS y BAE Systems completen las negociaciones de fusión antes de la fecha límite del 10 de octubre, dijo el Ministro de Defensa británico Philip Hammond.

 

Las dificultades quedaron claramente expresadas en nuestra nota anterior. Sería redundante insistir sobre cada punto. Lo que cabe preguntarse ahora es si las mismas tienen solución en el complejo marco en que se están desarrollando las conversaciones. Hay recelo de los gobiernos involucrados hacia la posible fusión. Se podrían perder empleos y control sobre la empresa. Y Tom Enders, de EADS, busca - entre otras cosas - deshacerse del control de los gobiernos francés, alemán y británico.

 

A nuestro entender - y paradójicamente - son los británicos los que más perderán si no ceden a algunas pretensiones británicas y francesas. Es cierto que una empresa fusionada con cierto control de los estados francés y alemán podría generar el descontento estadounidense. Pero el desinterés norteamericano por Gran Bretaña ya existe y está creciendo. Lo generaron la desinversión inglesa en materia de defensa y su propia necesidad (si realmente es tal) de concentrarse en la región de Asia-Pacífico.

 

Una gran empresa aeroespacial y de defensa europea podría fortalecer a los ingleses. Pero los británicos no son una nación insular sólo en lo geográfico. Son una nación insular en lo idiosincrático. Con el colonialismo mundialmente visto como un sistema anacrónico ya no tienen casi a nadie a quien dominar. La convivencia dentro de una Unión Europea se les hace difícil. Tal vez podrían convivir con Europa, en lugar de dentro de ella. Pero aparentemente hasta eso es demasiado para ellos. Tarde o temprano podrían tener que pagar el precio de semejante proceder.