EL GOBIERNO BRITÁNICO COMPRARÁ CUATRO BUQUES TANQUE

23.02.2012 11:02

El gobierno británico comprará cuatro nuevos buques tanque de 37.000 toneladas para la Flota Real Auxiliar (RFA). Las naves que serán construidos por la empresa surcoreana Daewo Shipbuilding and Marine Engineering, serán tripuladas por personal de la RFA y proporcionarán combustible a los buques de guerra de la Royal Navy.

 

Los buques de 200 metros de longitud tendrán la capacidad de operar helicópteros y sustituirán a los actuales petroleros de casco único de la RFA, cuando entren en servicio en el 2016. El petrolero MARS es una plataforma excepcionalmente versátil, capaz de abastecer de combustible al mismo tiempo a un portaaviones y un destructor, mientras reabastece los helicópteros de otros buques. Además de la función de recarga de combustible, estos barcos pueden suministrar municiones y alimentos. También apoyarán a fuerzas anfibias, terrestres y aéreas desplegadas cerca de las costas.

 

Daewoo fue nombrado como "licitador preferido" para el contrato de 452 millones de libras. El contrato formal se firmaría en marzo.

 

El Ministro de Equipos, Apoyo y Tecnología para la defensa, Peter Luff, dijo: "Durante la próxima década, el gobierno va a invertir miles de millones de libras en nuestras capacidades marítimas para garantizar que nuestra Marina Real sigua siendo una fuerza de combate formidable. Este proyecto inyectará hasta. 150 millones de libras en la industria del Reino Unido”  ya que empresas británicas se beneficiarán brindando los servicios de sistemas, diseño, apoyo,  pruebas y soporte de ingeniería especializada.

 

La noticia fue publicada por la mayoría de los medios británicos y surcoreanos. En Gran Bretaña causó malestar en algunos sectores que esperaban que el contrato para la construcción fuera otorgado a alguna empresa británica. Éstas participaron en algunas etapas de la licitación pero como uno de los requisitos era que se tomara como base un buque de diseño comercial, terminaron retirándose de la etapa final de la misma.

 

El ministro de Defensa del gabinete en las sombras del partido laborista, Jim Murphy, dijo que "el Gobierno no tiene una estrategia activa para la industria de defensa. Me gustaría ver más material de defensa con el sello de 'hecho en Gran Bretaña’ en él."

 

El gobierno inglés aclaró que sigue comprometido con la construcción de buques de guerra complejos en los astilleros del Reino Unido. No todos se conforman con eso.