EL HMS VENGEANCE SERÁ SOMETIDO A TRABAJOS DE MEDIA VIDA Y MODERNIZACIÓN

01.03.2012 18:44

Una de las armas más potentes de Gran Bretaña, el submarino portador de misiles balísticos nucleares HMS Vengeance, estará fuera de servicio durante los próximos tres años y medio, según informó hoy la Marina Real británica. Entre tanto uno de sus tres buques gemelos, el HMS Vigilant, se prepara para reanudar las tareas después de una cantidad similar de tiempo lejos de la línea del frente. Los trabajos de media vida y de modernización del HMS Vengeance insumirán unos 300 millones de libras.

 

Después de 11 años de proveer al Reino Unido de poder de disuasión estratégica, el Vengeance será el último de los submarinos de la clase Vanguard en someterse al Long Overhaul Period (Refuel) o Período Prolongado de Revisión (Reabastecimiento de Combustible) en el complejo construido especialmente para tales tareas en la base naval de Devonport.

 

Allí su reactor será recargado para que pueda funcionar hasta el final de su servicio, a fines de la década del 2020. Además se le instalarán nuevos equipos y se mejorará su habitabilidad. Su lugar en el servicio activo lo tomará el mencionado HMS Vigilant.

 

El costo del reacondicionamiento del Vigilant superó los 300 millones de libras. Los trabajos fueron llevados a cabo por un equipo de unos 2.000 expertos de la Royal Navy, el Ministerio de Defensa británico y la empresa Babcock, e insumieron 2,3 millones de horas hombre.

 

En cuanto al Vengeance podemos decir que es el cuarto y último de los submarinos de la clase Vanguard construidos para la Royal Navy. Al igual que los tres primeros es portador de los misiles balísticos con carga nuclear Trident. Fue construido en Barrow-in-Furness por Vickers Shipbuilding y Engineering Ltd (ahora BAE Systems Submarine Solutions). Fue botado en septiembre de 1998, y puesto en servicio activo en noviembre de 1999.