EL JEFE DEL MI6 SE HABRÍA REUNIDO CON NETANYAHU POR LA CUESTIÓN IRANÍ

12.09.2012 15:58

 

El MI6 o más correctamente llamado Servicio de Inteligencia Secreto (SIS), es la agencia de Inteligencia externa del Reino Unido. Según diversos trascendidos, el pasado mes de agosto, el jefe del MI6 habría hecho una visita personal al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Durante la misma habría pedido moderación ante la posibilidad de un ataque militar unilateral por parte del Estado de Israel contra Irán.

 

Sir John Sawers habría viajado a Israel después de que algunos ministros se habían mostrado preocupados ante la aparente disposición de ese estado a atacar los sitios nucleares iraníes, que a su juicio se están utilizando para desarrollar armas que podrían ser usadas contra Israel.

 

John Sawers se habría reunido con Netanyahu, el ministro de Defensa, Ehud Barak y otros funcionarios de defensa y seguridad de Israel y les habría pedido más tiempo para que actúe la diplomacia y puedan endurecerse las sanciones contra Irán.

 

La visista del jefe del jefe de la inteligencia exterior británica se habría decidido después de que el Consejo de Seguridad Nacional del Reino Unido discutiera - presuntamente - la posibilidad de una acción unilateral por parte de Israel.

Si tal encuentro existió, al parecer no tuvo los resultados deseados. Netanyahu dijo esta semana que los países que no toman medidas para detener el programa nuclear de Irán no tienen la autoridad moral para tratar de detener un ataque israelí.

 

Es eso, o es la vieja táctica del policía bueno y el policía malo. Dada la intransigencia mostrada por Irán, dudamos que haya voluntad de estar jugando.

 

Sea como fuere las consecuencias de un ataque a Irán serían imprevisibles. Un ataque unilateral por parte de Israel no lograría destruir totalmente la capacidad iraní de llegar a fabricar armas nucleares. Un ataque internacional podría despertar una ira aún mayor por parte de grupos musulmanes radicales.

 

De darse un ataque internacional, Gran Bretaña podría ser parte de la partida. Esa posibilidad fue discutida hace meses. Si los británicos se sumaran al ataque su aporte no pasaría de ser simbólico. No tienen la capacidad militar suficiente como para influir en el resultado.

 

Detrás de las presiones internacionales sobre Irán no deja de haber, a pesar de cierta legitimidad de las mismas, una terrible incoherencia. Sería difícil encontrar pruebas pero todo parece indicar que Israel tiene armas nucleares. Aunque Israel no las tuviera, las tienen los EE.UU. y Gran Bretaña.

 

Los Estados Unidos fueron el primer y único país del mundo en hacer uso de ellas en un conflicto. La historia da algunos indicios que sugieren que, para cuando la primera bomba atómica cayó sobre Hiroshima, los japoneses ya habrían expresado su disposición de rendirse. El bombardeo nuclear pudo haber sido un mensaje para la unión Soviética. El tema no está totalmente claro.

 

Cuando Gran Bretaña hizo ensayos atómicos en Australia, los mismos habrían matado a gran cantidad de nativos. Es imposible saber cuántos. Se los censaba junto a algunas especies animales...

 

No son los iraníes los que abrieron la caja de Pandora. La violencia no puede ser la respuesta estándar para todo, aunque para algunos sea un buen negocio.

 

La comunidad internacional deberá hacer un esfuerzo adicional por encontrar una salida pacífica a un problema difícil. Un ataque - unilateral o internacional - tendría consecuencias impredecibles y por ende difíciles de controlar.

 

Invitamos a nuestros lectores a sumársenos en una oración por la paz. Para Dios nada es imposible.