FRANCIA Y GRAN BRETAÑA ACRECIENTAN SU RELACIÓN MILITAR

18.02.2012 10:50

El primer ministro británico, David Cameron, anunció que el Reino Unido y Francia profundizarán los esfuerzos para la cooperación en el área de la defensa, acelerando el trabajo sobre una nueva fuerza expedicionaria conjunta y sobre los programas de vehículos aéreos no tripulados (UAVs).

 

El presidente francés, Nicolás Sarkozy y el primer ministro británico parecieron dejar atrás la disputa, por la cual se pospuso la cumbre anual entre ambos países, y buscaron acuerdos en varios frentes, desde Siria e Irán hasta la Unión Europea.

 

Algunos interpretan estos acuerdos como una señal de que estos dos líderes europeos se reconciliaron luego de un amargo choque por la crisis en Europa el año pasado.

 

El ministro de Defensa francés, Gerard Longuet, dijo que se está trabajando en conjunto para el desarrollo de aviones no tripulados de mediana altura y largo alcance.

 

Un documento firmado por ambos mandatarios también establece una "voluntad común" para desarrollar conjuntamente planes para un avión no tripulado de ataque, adecuado para su uso en entornos de alto riesgo.

 

La nueva declaración incluye los planes de ambos países para emplear en forma conjunta BAE y Dassault para trabajar en el desarrollo de vehículos aéreos no tripulados, aunque no queda claro a cuál de los proyectos se hace referencia. La información es bastante imprecisa en ese sentido, aunque parece ser que incluye a todos los proyectos anunciados.

 

Francia también confirmó su interés en el UAV británico Watchkeeper y evaluará la posible adopción del sistema en un estudio que deberá estar listo el próximo año.

 

Recordemos que en noviembre del 2010, Sarkozy y Cameron firmaron un tratado de cooperación en defensa y seguridad para incrementar la coordinación entre las fuerzas armadas de los dos países y para desarrollar equipamiento en conjunto.


Con la excepción de las acciones en Libia, en las cuales las fuerzas de ambos países trabajaron juntas para destruir a las fuerzas de Gaddafi, la relación se ha centrado más en acuerdos de armas comerciales que en la coordinación estratégica.

 

En Gran Bretaña, una mayor colaboración militar con Francia es vista como una manera de mantener las capacidades en defensa mientras se reducen las fuerzas armadas para equilibrar un presupuesto militar exorbitante.

 

Este año se desarrollará importante ejercicio militar combinado, el Corsican Lion, que verá a efectivos de todas las ramas de las fuerzas armadas francesas y británicas trabajando de manera integrada con el fin de acelerar el desarrollo de la Fuerza Expedicionaria Combinada Conjunta (CJEF).

 

La declaración firmada ahora incluye planes para un grupo integrado de ataque de portaaviones del Reino Unido y Francia, que deberá estar listo a principio de la década del ‘20.

 

Las dos potencias nucleares también acordaron una cooperación más profunda en tecnología nuclear, incluido su uso militar, anunciando contratos valorados en cerca de 790 millones de dólares, entre Rolls Royce, Areva y EDF. El acuerdo prevé el desarrollo de plantas nucleares en Gran Bretaña.

 

"Cuando se analiza la política económica y los temas de defensa que hemos discutido hoy, no creo que haya habido una mayor cooperación franco-británica desde la Segunda Guerra Mundial", dijo Cameron a los periodistas.

 

En realidad la relación entre ambos países no es tan idílica. Cameron enfureció a otros miembros de la Unión Europea en diciembre y desencadenó la especulación sobre el lugar de Gran Bretaña en el bloque, al vetar un cambio al tratado de la UE y forzar a los países de la zona euro a negociar un acuerdo fiscal fuera de la unión.

 

Además este mes Dassault Rafale ganó el derecho de ser el único postor en un importante contrato para suministrar aviones de guerra a la India, dejando así afuera al consorcio Eurofighter y provocando consternación en Gran Bretaña, que respaldaba a este último avión de combate.

 

En Argentina el acuerdo entre ambos países reafirmó el pensamiento de aquellos analistas militares que afirman que el país no debe compra armamento francés. Al menos en parte tienen razón.