GRAN BRETAÑA DEBERÍA PELEAR POR MALVINAS SIN PORTAAVIONES

19.04.2012 15:15

En una conferencia de especialistas en defensa e historiadores celebrada en Portsmouth, el actual jefe de la Royal Navy, almirante Sir Mark Stanhope,  enfrentó el desafío de explicar la decisión de dejar al Reino Unido sin ningún tipo de portaaviones (y sin aviones Harrier), hasta que entre en servicio alguno de los dos buques clase Queen Elizabeth que se encuentran en construcción.

 

El almirante admitió que esa fue una decisión basada en la conjetura de que Gran Bretaña no los necesitaría en ese lapso de tiempo. Reconoció que si se requiriera uno, el Reino Unido tendría que recurrir a algún país aliado para cubrir esa necesidad  El Primer Lord del Almirantazgo añadió que la decisión se tomó a sabiendas que tal apoyo implicaba una obvia excepción. Los analistas coinciden en que se refería a una eventual nueva guerra por Malvinas.

 

Mucho se especula en Argentina cuál sería la postura estadounidense y europea en el caso de un nuevo conflicto bélico por los archipiélagos australes. Muchas veces se da por sentado que Gran Bretaña recibiría la ayuda de algún portaaviones de la OTAN. Si hay que creerle al almirante Stanhope, esa ayuda no llegaría.

 

El almirante también admitió que los cálculos que se hicieron fueron erróneos. Libia - dice - sorprendió a la Royal Navy sin aviación de ala fija embarcada.

 

"Una nación económicamente débil los es también en materia de seguridad”, diagnosticó Stanhope.

 

Pero sería ingenuo creer que la debilidad británica pasa sólo por un presupuesto de defensa “magro”. Se tomaron muchas decisiones que no debieron tomarse. No es objeto de esta nota analizar los motivos de cada una de ellas.

 

Mucho hemos escrito sobre las idas y vueltas de la elección de la variante del F-35 que adoptarían los británicos. Recordemos que 72 Harrier británicos fueron vendidos por la suma de 110 millones de libras, después de haberse invertido en ellos, sólo en concepto de mejoras, 600 millones de libras en una década. Ahora podemos agregar que gracias a los repuestos que provendrán de esos Harrier, los del Cuerpo de Marines de los EEUU podrán volar hasta el 2030. ¿Cuánto más podrían haber permanecido en servicio los aparatos británicos?  

La decisión final respecto al JSF parece haber sido tomada, al menos por parte del Primer Ministro Cameron. La variante elegida sería la STOVL. Pero el primer portaaviones estará listo antes que el Reino Unido tenga una cantidad decente de aeronaves F-35B.

 

Argentina debe aprovechar las oportunidades generadas para reequipar a sus Fuerza Armadas y empezar a usarlas como elemento de presión para recuperar Malvinas. No estamos proponiendo una guerra ni una dilapidación de recursos económicos que son muy necesarios en salud y educación, entre otros. Pero hay cosas que se pueden y - a nuestro juicio - deben hacer

 

Estos días los ministros de Defensa de Argentina y Brasil mostraron un claro interés por colaborar en el plano del desarrollo y la producción para la defensa. Ese es un buen comienzo. El gobierno argentino perdió mucho tiempo y épocas de bonanza económica. Tal vez de todos modos le quede alguna oportunidad de reparar lo que se hizo mal o a medias. Esperamos que tenga la grandeza de hacerlo. Argentina es un país demasiado rico en recursos naturales como para tener un futuro sin FFAA eficaces.