LA REDUCCIÓN EN EL NÚMERO DE FRAGATAS OBLIGA A LA ROYAL NAVY A ABANDONAR EL PATRULLAJE ANTIPIRATERÍA EN SOMALIA

08.05.2012 15:27

 

El hecho de que cuatro fragatas fueran desechadas por la Revisión Estratégica de la Defensa y de la Seguridad del 2010, impide a la Marina Real británica comprometerse a cumplir en forma permanente con lo que es un objetivo prioritario para la política exterior de David Cameron. Por la falta de fragatas la persecución permanente de los piratas somalíes  - una prioridad para el Primer Ministro británico - es inviable.

Mientras que los EEUU, Francia, Italia, Dinamarca y otras naciones siguen enviando fragatas para combatir a los criminales que causan estragos en el comercio internacional, Gran Bretaña retiró silenciosamente sus buques de estas patrullas.


El año pasado la piratería le costó a la economía mundial la suma de 7 mil millones de dólares. Las cifras muestran que los piratas recaudaron casi 160 millones de dólares en rescates de rehenes, aunque 24 de sus cautivos murieron.


El empresario británico David Tebbutt fue una de sus víctimas y su esposa, Judith estuvo cautiva durante seis meses, antes de ser liberada en marzo.


Debido a los recortes de la defensa, el Reino Unido puede desplegar sólo dos fragatas para operaciones de contingencia al este del canal de Suez. Tienen que cubrir un área enorme del océano que se extiende desde el Golfo hasta las Islas Malvinas. Por eso no pueden estar comprometidas con la lucha contra la piratería de tiempo completo, aunque la HMS Westminster "se pega una vuelta" cuando puede.

La participación de barcos y personal en los esfuerzos de brindar seguridad a los juegos olímpicos durante el verano boreal agravó las dificultades del Ministerio de Defensa.


"Muchas de las personas que son buenas en lucha contra la piratería están involucradas en los Juegos Olímpicos, por lo que no están disponibles y no lo estarán antes del otoño como muy pronto" dijo una alta voz del ministerio de Defensa británico.

 

Los medios militares británicos ya no alcanzan para cumplir con los múltiples compromisos de los ingleses a nivel mundial. Por mucho que les cueste admitir eso.