LOS BRITÁNICOS PAGARON 16.700 MILLONES DE DÓLARES POR TANQUEROS QUE NO FUNCIONAN

08.04.2012 20:27

El Ministerio de Defensa británico gastó 10.000 millones de libras en aviones para el reabastecimiento aéreo de combustible. Ahora resulta que no funcionan con los aviones Tornado de la RAF. Cuando se trata de reabastecer a estos reactores, las tuberías de conexión sufren fugas de combustible.

 

Las pruebas demostraron la pérdida en las naves Voyager cuando se trata de reabastecer a los Tornado, aunque funcionan muy bien cuando se hace lo propio con cazas estadounidenses.

 
Se teme que la falla que afecta a las aeronaves - que también se utilizan para evacuar heridos y como transporte de tropas - podría demorar su entrada en servicio.

 

El defecto es un nuevo dolor de cabeza para la gestión del Secretario de Defensa británico Philip Hammond.

 

El Ministerio de Defensa (MoD) acordó el programa PFI - el mayor jamás firmado - con Oxfordshire-AirTanker, para la provisión de 14 aviones. El consorcio AirTanker es liderado EADS e incluye a la firma británica Cobha, a Rolls-Royce, Babcock International y la francesa Thales.

 

El Voyager es una versión militarizada del avión de pasajeros Airbus A330-200 que, además de funcionar como cisterna, puede transportar 400 soldados.


Con una envergadura de 60,3 metros y una longitud de 58,8 m, los aparatos pueden cargar 100.000 litros de combustible y son los más grandes que la RAF haya tenido jamás.


En teoría pueden abastecerse de combustible a aviones de reacción en vuelo a 125 veces la velocidad de las bombas de cualquier estación de servicio, es decir con un caudal de 5.000 litros por minuto.

 

Los técnicos están tratando desesperadamente de solucionar el defecto.


Los tanqueros fueron probados con los Tornado en tierra con éxito, pero en el aire la recarga simplemente no funciona como debería.

 
El MoD adjudicó a AirTanker el contrato por el avión Future Strategic Tanker Aircraft hace cuatro años.


El contrato es de un valor de 10.500 millones de libras. Sumando a ello los costos de mantenimiento y operación durante toda la vida útil de los aparatos (unos 25 años) el gasto total se elevarían a unos 13 mil millones de libras, según el propio MoD.


Según estimaciones de un periódico británico los 10 mil millones de libras se podrían haber utilizado para comprar ocho submarinos nucleares, 80 cazas Eurofighter Typhoon o 2.300 tanques Challenger 2.

 

Hace dos años, el Ministerio de Defensa fue criticado luego de que se supo que los Voyager no podrían volar en zonas de guerra en lo inmediato, porque no tienen la protección necesaria.


El Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes expresó su gran "gran preocupación" sobre el acuerdo. Los miembros del parlamento tildaron al contrato de "inadecuado" y "carente de una razonable relación calidad-precio".

 

Una portavoz del Ministerio de Defensa dijo: "Dentro de los próximos dos años deben a entrar en servicio nueve aviones en pleno funcionamiento”. Aclaró que de ese modo "no habrá un vacío un de capacidad (de reabastecimiento en vuelo)."


Y agregó: "Si el consorcio no cumple con sus obligaciones el Ministerio de Defensa espera recuperar los costos adicionales.

 

El Voyager es tan necesario para el urgente reemplazo de los TriStars y Vickers VC10, que sobrevivió a los recortes impuestos por la Revisión Estratégica de la Defensa y la Seguridad del 2010, la misma que prescindió Nimrod MRA4.

 

Finalmente, hay quien afirma que la falla no está en los Voyager sino en los Tornado, que siempre habrían sido difíciles de reabastecer. Por 16.700 millones de dólares eso debió ser resuelto.