LOS ESTADOS UNIDOS Y SU EXPANSIÓN EN LA REGIÓN ASIA-PACÍFICO

04.06.2012 15:57

 

En artículos anteriores mencionamos que los Estados Unidos de Norteamérica pretenden que los países europeos, en especial los miembros de la OTAN, se hagan cargo de sus propios problemas de defensa para que los americanos puedan concentrarse en su nuevo foco de atención: la región Asia-Pacífico.

 

El secretario de Defensa, Leon Panetta, acaba de revelar los primeros detalles de la nueva estrategia militar de EEUU, que supone el traslado de gran cantidad de buques de guerra a la gran zona Asia-Pacífico. Dicha redistribución deberá estar lista hacia el año 2020.

 

A finales de la década, el 60 por ciento de la flota de la US Navy deberá estar desplegado en Asia, en comparación con el 50 por ciento estacionados en la región ahora. El Pentágono planea mantener el número de portaaviones de Estados Unidos en la zona en seis, mientras que prevé el aumento del número de otros buques de guerra y submarinos.

 

En su intervención en el Diálogo de Shangri-La, un foro anual de seguridad que se desarrolló en Singapur, Panetta expresó: “No somos ingenuos acerca de la relación y tampoco lo es China.”

 

En marzo de 2012, la US Navy tenía una flota de 282 buques, cifra que descenderá a 276 en los próximos dos años antes de comenzar a subir hacia la meta de una flota de 300 buques, de acuerdo con la proyección de las construcciones navales de 30 años, que la armada americana publicó en marzo. Estos planes, junto con el redespliegue de la marina de guerra para centrarse en Asia, fueron recibidos por algunos con escepticismo. El senador John McCain dijo que las restricciones fiscales podrían hacer que objetivo se vuelva difícil de cumplir.

 

Sea como fuere el Pentágono ya está trabajando en un acuerdo con Filipinas para poder desplegar ahí hombres y equipos. Si bien los norteamericanos debieron retirarse de su antigua colonia en 1992 - la constitución filipina de 1987 prohibió explícitamente la presencia permanente de bases extranjeras - Washington mantiene lazos estrechos con los militares de dicho país. Sus fuerzas especiales, por ejemplo, está ayudando a los militares filipinos a combatir a los extremistas islámicos en el sur del país.

 

Los EEUU están viendo la forma de poder establecer algún tipo de base en Filipinas, un país que quiere ayuda americana para defenderse de la amenaza de la dominación china en una zona muy rica en recursos en el sur del Mar de China. Los americanos planean desplegar un número pequeño de aviones Orion P3 para vigilancia, aunque si se dan las condiciones (legales), tal vez puedan desplegar más tropas, que se sumarían a los 330.000 efectivos estadounidenses que ya se encuentran distribuidos en distintas bases del Pacífico. La intención es hacer algo parecido en otros países de la región.

 

Una guerra chino-estadounidense es una posibilidad bastante remota, pero eso no es algo que moleste a la industria bélica norteamericana.