SE DIFUMINA EL LÍMITE ENTRE LA ROYAL FLEET AUXILIARY Y LA ROYAL NAVY

07.12.2012 16:18

 

Hace apenas dos semanas informábamos que la fragata HMS Westminster había sido sometida a diversos trabajos, incluyendo el complejo cambio de uno de sus motores. El principal reto fue cambiar una de las dos turbinas de gas que impulsan a la nave, una tarea complicada, que normalmente se reserva para periodos de reacondicionamiento mucho más prolongados. Lo más llamativo es que las tareas no se hicieron en dique seco, sino en el agua, incluso con el profuso empleo de buzos. Una de las posibles razones que enunciábamos para ese proceder era que se habría buscado economizar el tiempo que se tarda en estabilizar debidamente al buque mediante bloques de apoyo. Los trabajos se hicieron con la posibilidad de un llamado de corto plazo de la nave para satisfacer las demandas de la Flota. El apuro por realizar esos trabajos era evidente.

 

En la misma noticia informábamos que el Response Force Task Group (RFTG o Grupo de Tareas de la Fuerza de Respuesta), que es el núcleo del contingente marítimo del Reino Unido que haría frente en un tiempo breve a acontecimientos mundiales inesperados, se encontraba en el Mediterráneo con la escolta de una sola fragata. El RFTG podría habría ser llamado a evacuar civiles de Siria, sin contar siquiera con la escolta de un buque capaz de proveer defensa aérea de área.

 

El Response Force Task Group estaba conformado por el buque de asalto HMS Bulwark, el portahelicópteros HMS Illustrious, las fragatas tipo 23 HMS Northumberland y HMS Montrose, el buque auxiliar de desembarco de la Royal Fleet Auxiliary RFA Mounts Bay y el buque de transporte marítimo MV Hartland Point. Ahora bien, hacia el final del despliegue la fragata HMS Montrose había sido separada del RFTG para hacer una visita de dos semanas a Argel.

 

El día 4 del presente mes de diciembre trascendió una noticia que pasó prácticamente desapercibida. El Ministerio de Defensa británico (MoD) anunciaba un acuerdo por el cual se extendieron los contratos con cinco compañías para proporcionar mantenimiento para la flota de 13 naves de la Royal Fleet Auxiliary, la Flota Real Auxiliar, compuesta por buques logísticos, buques tanque, de desembarco y de apoyo al entrenamiento del brazo aéreo de la flota y de atención de heridos.

 

Los buques de la RFA son tripulados principalmente por civiles pero alineados con la estructura de la Marina Real. En los últimos años son utilizados cada vez más para llevar a cabo tareas de patrullaje, normalmente realizadas por destructores y fragatas.

 

El 24 de octubre comunicábamos que el Ministerio de Defensa británico había informado que firmó un contrato para suministrar cinco sistemas de armamento de proximidad (más conocidos por el acrónimo inglés CIWS - close-in weapon systems) Phalanx 1B para equipar con ellos a buques de la Royal Fleet Auxiliary (RFA o Real Flota Auxiliar).

 

Se prevé que el portahelicópteros HMS Illustrious será retirado en el 2014. Ahora bien, los buques de la RFA clase Bay (que son tres), pueden operar con helicópteros del tamaño de un Chinook, el RFA Argus es un buque de apoyo para el entrenamiento de pilotos, otros buques de la Flota Auxiliar cuentan con armamento, hangares para helicópteros e incluso talleres para reparación de los mismos.

 

Todas estas noticias parecen apuntar a algo que no es totalmente nuevo. Así como el Territorial Army y los contratistas está siendo integrado al Ejército Británico, así el límite entre la Royal Fleet Auxiliary y la Royal Navy se está difuminando. A falta de buques de escolta, de portaaviones y portahelicópteros, las naves de la Real Flota Auxiliar tendrán que cumplir tareas antes reservadas para los buques de guerra. Se trata así de evitar el colapso de la Marina Real británica.

 

Artículos relacionados:

geoestrategia.webnode.es/news/gran-breta%C3%B1a-adquirira-cinco-sistema-phalanx-1b/

geoestrategia.webnode.es/news/la-royal-navy-al-borde-del-colapso/