LA SEGUNDA SECESIÓN AMERICANA (LA HIPERINFLACIÓN ESTADOUNIDENSE)

11.11.2021 06:32
 
Los Estados Unidos de Norteamérica, el otrora líder del mundo libre, están en problemas. Las diferentes decisiones políticas del presidente Biden los llevaron a una escalada inflacionaria. Los precios de los combustibles suben sin control. La "preocupación ecológica" de un presidente senil lo llevó a cerrar un gigantesco oleoducto y a frenar la exploración de hidrocarburos. Ahora ruega a la OPEC y a Rusia que bombeen más. Lo hace insistentemente y la respuesta de los exportadores es siempre la misma: no. Lo paradójico es que la industria petroquímica estadounidense emite mucho menos carbono que las demás. La larga paralización de la cadena logística empuja los precios aún más alto. Para el colmo los demócratas lograron aprobar un proyecto de gastos de 1.200.000.000.000 dólares. Biden afirma que la solución a todo eso pasa por aprobar nuevos proyectos de gastos. Ese es el perverso plan demócrata: solve et coagula - destruir y dominar...
 
Dominan cuando obligan a sus ciudadanos a vacunarse, cuando en las escuelas promueven la Teoría racial crítica y la agenda LGBTQI+, cuando distribuyen condones - quieren hacerlo hasta entre los niños de los últimos grados de la escuela primaria. Dominan cuando promueven la entrada de ilegales mientras desfinancian a la policía. Avasallan cuando embisten contra el derecho a la vida desde su concepción, cuando reescriben la historia derribando las estatuas de sus próceres. Tiranizan cuando trabajan con los gigantes tecnológicos y los grandes medios para censurar a los que piensan diferente a ellos sobre Fauci, sobre las vacunas, sobre la caótica salida de Kabul. Hoy obligan a la gente a vacunarse; mañana la obligarán a comer alimentos sintéticos para bajar las emisiones de metano, por más que Biden, según el entorno real,  emitió inmensas cantidades de ese gas en la cumbre climática de Glasgow ante la duquesa de Cornualles, Camila Parque Bowles.
 
Mientras los EEUU abandonan su posición de liderazgo China se hace del control de las comunicaciones, las finanzas y la riqueza pesquera de todo el planeta; el terrorismo se prepara para resurgir con fuerza; Irán tiene uranio enriquecido suficiente para incendiar el Medio Oriente o el lugar del mundo que le plazca. Hong Kong ya cayó, Taiwán es el próximo en la lista. El mundo cambió y seguirá cambiando. Tal vez no note cuánto porque gran parte de los grandes medios está en manos de una élite que mueve los hilos.
 
Los estadounidenses no se resignan. Los padres luchan por recuperar el control de la educación de sus hijos y se volvieron cuidadosos a la hora de informarse. Alguna cadena televisiva perdió millones de televidentes y las encuestas ubican al presidente por el piso. Decenas y decenas de miles prefieren perder su trabajo a ser parte de un experimento científico que enriquece a los laboratorios. El Estado de Texas está construyendo su propio muro frente a un aluvión de inmigrantes sin precedentes. Hay una segunda Secesión, es sutil pero real. La respuesta de la administración Biden es seguir profundizando su agenda marxista, subordinada al Nuevo Orden Mundial. Lo que pueda suceder de acá en más es algo sobre lo que aún no nos atrevemos a conjeturar. No necesariamente todo está perdido.
 
Si este artículo le resultó interesante, por favor, compártalo. Nos estará ayudando mucho. ¡Muchas gracias!