Blog

ES NECESARIO CONSERVAR LA CALMA

15.11.2022 22:39
 
Uno o más misiles impactaron en una aldea fronteriza de Polonia. Los hechos distan de estar claros. Se habla de que él o los misiles habrían sido cohetes guiados del sistema S-300 de origen primero soviético y luego ruso. El hecho es que Ucrania también cuenta con esos misiles. Los rusos afirman que ellos no lanzaron los misiles en cuestión. Hay un dato técnico a su favor: la autonomía de los cohetes dirigidos del sistema S-300. Además si volaron tan lejos, ¿por qué no fueron derribados ni por la defensa antiaérea ucraniana ni por la polaca? Es difícil afirmar, tampoco es fácil descartar por completo sin más información. El propio Joe Biden acaba de expresar que es poco probable que el misil lanzado contra el pueblito polaco fuera disparado desde Rusia. La reacción inicial de la OTAN fue de alarma y de cuatela, especialmente entre los analistas y políticos aceptablemente razonables. Después de todo, no todos quieren empezar un conflicto de grandes proporciones que amenace a varios países de Europa. Claro, nunca faltan aquellos a los que el grito de guerra les conviene. El Reino Unido es señalado como uno de los que está fogoneando la contienda. Polonia, lamentablemente, está involucrada desde hace tiempo. 
 
El hecho de él o los misiles caídos en Polonia se dio en medio de un fuerte ataque ruso, precisamente con ese tipo de armas. O Putin necesita mostrar su capacidad de combate después de la salida de parte de Kherson o está preparando una ofensiva generalizada. Tal vez ambas. Algo es claro: buena parte de la prensa occidental miente o se equivoca sobre la reserva de armamentos de Rusia. Desde fines de marzo se habla del inminente agotamiento de misiles rusos. Putin los sigue disparando. Rusia no está vencida, ni siquiera padece un desgaste significativo, uno que pueda alterar severamente su capacidad de proseguir combatiendo.
 
De momento hay una actitud de cautela por parte de varios países de la OTAN. Polonia no es uno de los mesurados, claro. Nunca lo fue. Estúpidamente se prestó al juego de los EEUU y de la Unión Europea a pesar de los castigos que sufre por parte de la última. Los polacos suelen tener actitudes extremas, irracionales. Están jugando un juego que les queda grande - allá ellos. Ahora la OTAN debe decidir si activa el principio de reacción de todos sus miembros ante el supuesto ataque ruso a uno de ellos. Por ahora parece prevalecer el sentido común. Cuidado, se está jugando con fuego. Un error de cálculo, un fallo de un sistema de navegación u otro factor podrían disparar una escalada de proporciones difíciles de predecir. Usemos la serenidad y roguemos por que no suceda. 
 

UN BOMBARDERO ESTRATÉGICO B-52 ATERRIZÓ DE EMERGENCIA

14.11.2022 14:36
 
El pasado fin de semana un bombardero estratégico de la Fuerza Aérea de los EEUU (USAF) chocó con una bandada de pájaros, lo que obligó a la aeronave a regresar a la base de forma inmediata. Debido al incidente, uno o dos de los cuatro motores a reacción habrían resultado dañados. El impacto de las aves forzó a la tripulación del bombardero a regresar a la base para determinar la naturaleza del daño. Al menos dos gansos salvajes habría sido succionados por los motores que probablemente deban ser reemplazados. Si bien se desconocen otros detalles, se presume que la tripulación de la nave está asignada a la Base de la Fuerza Aérea Minot, en Dakota del Norte.
 

Bombardero estratégico estadounidense B-52H

 
Artículos relacionados:
 

ALARMANTE ESTADO DE LOS AVIONES DE COMBATE ESTADOUNIDENSES

12.11.2022 14:22
 
Rusia está peleando una guerra de desgaste, por eso se retiró de Kherson dejando a los ucranianos avanzando sobre un territorrio minado y castigado por el fuego de artillería pero libre de soldados rusos que fueron redesplegados en zonas más seguras; todo indica que reforzarán el Donetsk. Hay quienes no tiene claro que una guerra no siempre se trata de conquistar territorios constantemente, se trata de destruir al enemigo. Entre los que parecen no comprender eso está Volodimir Zelenski, cómico de carrera devenido en presidente que ahora juega el rol de comandate de las tropas de Kiev. Las está haciendo masacrar. Después de retirarse de Kherson y ayudadas por drones de observación, las fuerzas de Moscú lanzaron una lluvia de cohetes desde sus sistemas de artillería de lanzamientos múltiples BM-27 Uragan, causando tremendos daños en la zona de Mykolaiv. A su vez los modernos drones rusos Lancet destruyeron tres obuses M777.
 
BM-27 Uragan - Foto: mil.ru
 
Algunos analistas occidentales, como el Vicemariscal del Aire y comentarista en al cadena británica Sky News, Sean Bell, comienzan a admitir que la retirada rusa benefició a las fuerzas del Kremlin y que las fuerzas ucranianas en el Dombás se verán en serios aprietos para retener el control de las zonas de esa región que aún no cayeron en poder de los rusos. Por su parte ahora se admite lo que ya se sabía: que los rusos se hicieron muy fuertes en la orilla sudeste del Dnieper. Eso dificultará muchísimo cualquier intento ucraniano de avanzar sobre Crimea. El propio Río Dnieper es una barrera natural formidable. A su vez toda la península conserva fortificaciones de la Segunda Guerra Mundial. Como tantas veces, el avance que harán ahora los ucranianos sobre parte de Kherson, será más una victoria propagandística que una real. Se estima que en la batalla por la mencionada ciudad ucraniana, cayeron ocho a nueve veces más soldados ucranianos que rusos. Treinta mil soldados de Moscú con todo su equipo fueron puestos a buen resguardo y quedaron disponibles para otras acciones. La ucraniana fue, en todo caso, una victoria pírrica.
 
 
ZALA Lancet
 
Entre tanto trascendió que de 49 tipos de aeronaves militares estadounidenses, solo 4 cumplieron con sus objetivos anuales de preparación para la misión desde el año fiscal 2011 hasta el año fiscal 2021. Así los informó el organismo de control de gastos del Congreso norteamericano GAO (U.S. Government Accountability Office). Los funcionarios del programa esgrimen razones como el envejecimiento aeronaves, desafíos de mantenimiento y problemas para obtener piezas y suministros. Así el F-35B del Cuerpo de Infantería de Marina y aviones F-16, F-22 y las aeronaves cisterna KC-130J de la Fuerza Aérea, no cumplieron con los requisitos de capacidad de misión ni siquiera en uno de los 10 años. Los número hablan por sí solos.
 
Cabina de entrenamiento en tierra de un F-16 - Foto: Nathaniel
 

ORUGAS SOBRE EL HIELO

10.11.2022 19:33
 
Un alto funcionario del Pentágono admitió que la guerra de Ucrania está vaciando los arsenales estadounidenses. El subsecretario Colin Kahl dijo al Defense Writers Group - con sede en Washington - que la administración de los EEUU admite que su ayuda militar a Ucrania agota los arsenales occidentales y crea una presión adicional sobre sus industrias de defensa. "Presión" muy bien aceptada por esa industria, claro. Un ejemplo de lo mencionado es el suministro de armas antiaéreas. Ya hemos escrito de los Aspide y los Hawk españoles y los Hawk estadounidenses. Capítulo aparte son los NASAM, un sistem de alcance medio; versión superficie-aire de un misil aire-aire. Se presume que se entregaron a Ucrania apenas uno o dos de estos sitemas que ganan en eficacia si son usados en red. Es claro que no se puede conformar una red antiaérea con dos unidades del sistema. Todo lo que se describe arriba es anticuado y/o insuficiente; no logra reemplazar los misiles S-300 que tenían los ucranianos y que fueron sistemáticamente destruidos por los rusos. Kiev pierde armas antiaéreas a un ritmo superior al de su reposición y pronto podría quedarse sin una defensa que pueda impedir a la aviacion rusa sentirse completamente a sus anchas. Otra arma que Occidente no logra enviarle a Zelensky en cantidades suficientes son los tanques. La superiroridad rusa en materia de carros de combate se está volviendo abrumadora y cuando el congelamiento del suelo les permita operar, se convertirán en la punta de lanza de una fuerza virtualmente imparable.
 
Mientras todavía no quedan claras las razones que motivaron a los rusos a retirarse de parte de Kherson, hay una muy mala noticia para la ucranianos. Diversos pronósticos meteorológicos indican que habrá un fuerte descenso de la temperatura en menos de una semana y que esas bajas temperaturas persistirán. El suelo podría comenzar a congelarse alguna semana antes de lo previsto y mientras los rusos ya completaron la movilización de 300.000 soldados con cierta experiencia militar, la ayuda de Occidente a Ucrania es cada vez más magra y lenta. Sólo los británicos y los polacos parecen querer seguir jugando al límite de las líneas rojas trazadas por Putin. Por momentos surgen indicios de que estarían dispuestos a cruzarlas. Sea como fuere el frío inclinará la balanza sensiblemente hacia el lado ruso que estuvo preparándose desde hace tiempo para aprovechar un terreno consolidado por el hielo. La superioridad de las fuerzas de Moscú en materia de tanques y otros vehículos blindados de todo tipo es abrumadora; la de su aviación táctica también. Además Rusia es el único país europeo que cuenta con bombarderos estratégicos y los tiene en cantidades que deberían infundir temor a los miembros europeos de la OTAN. Hay un factor muchísimo más importante: Rusia tiene combustible de sobra, al resto de Europa le falta hasta para cubrir sus necesidades más básicas.
 
Quien mira los mapas y los movimientos en algunos sectores del campo de batalla y saca conclusiones sobre algunas maniobras retrógradas ordenadas por Moscú, debe tener en cuenta los factores descriptos arriba. Al Kremlin el tiempo le juega favor, de hecho nunca mostró apuro. A medida que la temperatura siga bajando, Europa Occidental irá quedando paralizada. Entonces las fuerzas de Putin tendrán la posibilidad de comenzar a avanzar sobre una continente cuya logística no alcanza ni para su subsistencia, mucho menos para una guerra. Quien quiera hacer otros cálculos corre el riesgo de equivocarse gravemente.
 

ABURRIMIENTO ASESINO

08.11.2022 19:25
 
En la noche del 5 al 6 de noviembre unos 100 misiles rusos fueron disparados hacia Ucrania destruyendo más infraestructura relacionada al suministro y distribución de energía. Sí, se trata de esos misiles que según algunos medios occidentales estaban a punto de agotarse a fines de marzo. Los bombardeos con los mismos se vieron reforzados por ataques con drones. Mientras tanto se habla insistentemente de una fuerza americano-europea de unos 60.000 a 70.000 efectivos, que sería desplegada al oeste del Río Dnieper, en Ucrania. Eso incrementaría muchísimo la probabilidad de un conflicto bélico directo de fuerzas estadounidenses y europeas con Rusia. Putin no teme a esa posibilidad, sabe que eso agravaría la terrible pesadilla logística de sus adversarios. Como se estima que el suelo ucraniano se congelará en dos, tres o cuatro semanas, la posibilidad de que los EEUU y Europa cometan tamaña estupidez es real. Los ucranianos ya no pueden hacer mucho por sí mismos, sus bajas fueron terribles, en especial en las fallidas contraofensivas de Kherson y en la defensa de los últimos suburbios de Bakhmut que quedan (o quedaban) en sus manos. La última línea defensiva fuerte de las fuerzas de Kiev está prácticamente perforada. Lo lógico sería retirarse bastante hacia el oeste. Claro, algunos negocios turbios tienen su propia lógica.
 
Entre el 7 y el 8 de noviembre una gran cantidad de sistemas de artillería de lanzamientos múltiples abrió fuego sobre las zonas de Donetsk que todavía permanecen en manos de los ucranianos. Horas después también se registró una actividad masiva de la aviación rusa que además castigó Zaporizhzhia, más al sur. En parte - y sólo en parte - eso fue una respuesta a un ataque con sistemas HIMARS contra las zonas de Donetsk en manos rusas. Ahora que se decidió para un ataque total, Putin no se detendrá fácilmente. Cuando el suelo se congele, las tropas embestirán con toda la furia. Con una postura agresiva de la OTAN, el autócrata se verá forzado a avanzar hasta destruir una buena parte de la capacidad de combate de la Alianza Atlántica. Dado que los estadounidenses comienzan a involucrarse directamente, no hay garantías sobre un avance ruso limitado. No será difícil avanzar sobre una Europa congelada y sin combustible. 
 
Estos días estuvo en Kiev el Consejero de Seguridad Nacional de la administración Biden, Jake Sullivan, posiblemente el principal artífice de la catastrófica salida de Afganistán. No faltan quienes especulan que fue a presionar a Zelensky para que prosiguiera las inútiles contraofensivas de Kherson, donde ucranianos débilmente armados y peor entrenados intentan avanzar bajo el intenso fuego de la artillería rusa. Probablemente lo hacen para desviar la atención de los crecientes escándalos de la administración Biden, incluidos nuevos hechos "poco claros" que involucran al marido de la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. ¿Recuerda? La última vez que sucedió algo similar, Pelosi visitó Taiwán y agravó la hostilidad china contra Taipei. Sea como fuere, comienzan los primeros roces entre Washington y Kiev. La ayuda a Ucrania ya asciende a más de 18.000 millones de dólares. ¿A qué fue destinada? No faltan versiones creíbles de que parte de esas armas terminó en manos del ISIS, parte de cuyos miembros estarían combatiendo como mercenarios para Ucrania, junto a miembros de Al Qaeda. Entre tanto China amenaza decididamente a Taiwán; Corea del Norte a Corea del Sur y a Japón e Irán a la mitad de Medio Oriente. Los estadounidenses votaron a Biden porque se aburrieron de Donald Trump...
 
Artículo relacionado:
 

LA EDAD DE LOS ESCOMBROS

05.11.2022 12:38
 
Cuando inició la Operación Militar Especial, Vladimir Putin desoyó el consejo de sus generales que le sugirieron destruir a las fuerzas armadas ucranianas de un sólo golpe - rápido y letal. El autócrata ruso parece haber pensado que Occidente estaba dispuesto a minimizar los daños y resolver las cosas por las buenas de modo que en ningún momento empeñó en la operación a más del 20% de sus fuerzas. Se equivocó. Ahora hará caso a sus comandantes, por eso movilizó a unos 300.000 reservistas.
 
Los Estados Unidos y los Países Bajos están reacondicionando 90 tanques T-72 checos para entregárselos a Ucrania. Un primer lote de esos tanques sería entregado el mes próximo. Los norteamericanos también reacondicionarán viejos misiles antiaéreos Hawk que entraron en servicio en 1959 y fueron desplegados en Vietnam. También pondrán en condiciones unos 250 vehículos blindados de seguridad que el ejército estadounidense no usa en combate; son de dotación de su Policía Militar. Los trabajos de puesta a punto se harán en varias etapas, claro. Los paquetes de ayuda militar para los ucranianos son cada vez más modestos. Se está enviando lo que se puede, no lo que Kiev realmente necesita. La logística asociada a una asistencia tan variopinta es complicadísima en un país bajo el constante ataque de drones y misiles rusos. Rusia por su parte tiene un constante suministro de nuevos tanques saliendo de sus plantas de producción. Putin también está modernizando unos 600 carros de combate T-62. Eso no significa que no tenga tanques suficientes, simplemente irán a engrosar las reservas más rápidamente disponibles y dotarán de material pesado a las milicias de los territorios anexados. Incluso se menciona que Moscú habría recibido unos 90 tanques de Bielorrusia.
 
Aunque Ucrania recibiera más equipo pesado del que está planeado suministrarle, le serviría de muy poco. Los videos de las zonas de combate muestran vehículos blindados avanzando solitarios hacia las fuerzas rusas. No hay combustible para más. En los pocos suburbios de Bakhmut en que todavía hay efectivos de Kiev, los mismos están siendo atacados por lanzallamas pesados del Grupo Wagner. La escenas que pueden observarse recuerdan a las de Mariupol, donde el Grupo Azov fue sepultado bajo las ruinas que dejaron la aviación y la artillería rusas. Lo que quedó de la ciudad no fueron escombros, fue polvo.
 
El invierno se acerca y la OTAN sigue fogoneando la guerra, con el Reino Unido a la cabeza. Es la bravata vana e insensata de una Alianza Atlántica que avanzó en los papeles pero que no invirtió mucho en armamento. Donald Trump lo dijo con toda claridad. Ahora Europa se está quedando casi sin combustible y sin armamento suficiente. Su socio, los EEUU, estaría a punto de invadir Haití; mantiene un conflicto abierto con China y otro con Corea del Norte. Irán, un país capaz de construir una bomba nuclear gracias a la ineptitud de las administraciones demócratas, terminó proveyendo armas a Putin. El invierno se acerca y el suelo ucraniano se congelará. Entonces es muy altamente probable que los rusos avancen. Si la OTAN sigue involucrándose, Putin podría no detenerse en el Dniéper, ni siquiera en la frontera con Polonia. Los siguientes podrían ser los últimos meses de Europa. Después su historia podría terminar; después la cuna de la civilización occidental y cristiana podría desaparecer. Ya le faltan el gas, el petróleo y el suministro eléctrico. Cierre los ojos e intente guardar alguna imagen bonita del Viejo Continente; después parte del mismo podría volver a la edad de piedra - o a la del polvo. Rece.
 

UCRANIA: LA OTAN CADA VEZ MÁS CERCA DE LA GUERRA

03.11.2022 09:31
 
El 2 de noviembre trascendió que Ucrania dejó de proveer electricidad a otros países europeos por la destrucción por parte de los rusos de al menos el 40% de su sistema eléctrico. Este hecho agravará la crítica condición energética europea a las puertas del invierno. Los europeos prometieron a Kiev reparar y reemplazar la infraestructura dañada pero dados los persistentes ataques rusos eso es más fácil de decir que de hacer. Por su parte los rusos afirman haber impedido un intento de sabotear sus líneas de suministro eléctrico en Crimea.
 
El Pentágono está preocupado por la posible venta de misiles iraníes a Rusia, en especial de misiles superficie-superficie tecnológicamente avanzados. Eso podría sumarse a nuevas partidas de drones persas. Entre tanto Londres amenaza con llevar adelante medidas jurídicas de consecuencias económicas contra el Grupo Wagner, un cuerpo de mercenarios que lucha del lado de Putin. ¿Por qué si se supone que el grupo es ineficaz y que los ucranianos están reconquistando territorio? Mercenarios hay en ambos lados, el problema es que el grupo que pelea por Moscú es mucho más capaz de lo que Occidente está dispuesto a admitir, hay indicios de que hasta tiene sus propias aeronaves de combate.
 
Por otra parte, entre el 2 y el 3 de noviembre trascendió que efectivos estadounidenses se desplegarán en Ucrania "para inspeccionar las armas suministradas por Occidente", algunas de las cuales ya estarían lejos de allí, según algunas versiones partes de las mismas en manos del ISIS. Oficialmente las tropas estadounidenses ayudarán a rastrear y dar cuenta de las armas más modernas suministradas a Ucrania. Según algunas estimaciones un 40% de las mismas fueron vendidas en el mercado negro. ¿Por qué ahora las buscan en Ucrania? Se sabe que hay una cierta cantidad de soldados y oficiales estadounidenses en Ucrania desde hace tiempo, ahora el número de los mismos crecerá en unos cientos de efectivos. No faltan quienes temen que esa sea la avanzada de una fuerza internacional que se estacionaría en el oeste ucraniano. El hecho podría desencadenar un enfrentamiento a gran escala entre Rusia y la OTAN. Los analistas coinciden que dicha fuerza podría ser rápidamente destruida por los rusos mediante misiles. Se diga lo que se diga, los rusos siguen teniendo cantidades muy importantes de misiles. Hay versiones persistentes de que soldados polacos estarían peleando del lado de Kiev vestidos en uniformes ucranianos. Los rusos también aseguran que el Reino Unido suministró a Ucrania drones subacuáticos antes del ataque con drones a la base naval de Sebastopol. La OTAN está cada vez más involucrada en la guerra, un conflicto en el que, digan lo que digan los medios masivos de comunicación, Ucrania está muy cerca de colapsar.
 
Los ucranianos no tienen suministro eléctrico por lo que su tráfico ferroviario se ve reducido al impulsado por locomotoras diésel. Esas máquinas están siendo localizadas y destruidas por los rusos. Kiev está prescindiendo de sus tanques y otro blindados por falta de combustible, limitándose básicamente al uso de camionetas. Los contraataques en Kherson fracasaron y las bajas ucranianas son impresionates. Se teme que los ucranianos puedan apelar a alguna maniobra que arrastre a la Alianza Atlántica a la guerra. Eso podría ser una especie de regalo para Putin, podría debilitar a la OTAN sin siquiera tener que avanzar hacia el oeste. Los ciudadanos europeos están preocupados, los políticos y fabricantes de armas estadounidenses están de parabienes.
 

EL NUEVO ORDEN SATÁNICO

01.11.2022 08:56
 
El 29 de octubre trascendió que los EEUU enviarán armas adicionales a Ucrania. Esta vez el paquete será modesto: un número no especificado de proyectiles para los HIMARS; 500 proyectiles de precisión para cañones de 155 mm; 0 (cero) proyectiles standard de artillería de 155 mm (Occidente se quedó sin ellos); 200 minas antitanque desplegables por medio de cañones; 1.300 sistemas antitanque (no misiles; lanzacohetes descartables, de alcance relativamente corto y poder de penetración limitado); 2,7 millones de proyectiles para armas menores (les durarán a los ucranianos entre 1 y 7 días) y 125 vehículos HUMVEE. También enviarán un número muy limitado de sistemas antiaéreos. Es posible que parte de esos suministros no lleguen a Ucrania y es probable que parte de los mismos sean destruidos por los rusos antes de que lleguen al frente de batalla. Corren rumores persistentes de que los EEUU están enviando a Kiev varios sistemas de misiles Hawk, que se suman a los cuatro que ya envió España. Habiendo estado en operación desde 1959, el Hawk fue utilizado por los norteamericanos en Vietnam. En 1971 fue mejorado y más tarde reemplazado. Lo demás, por ahora, no pasa de los anuncios. Algo que preocupa es la versión de la eventual transferencia a Ucrania de misiles de crucero tácticos. Sería una clara violación de las "líneas rojas" establecidas por Putin. A falta de otras armas, la OTAN parece dispuesta a evaluar los riesgos. De todos modos las fuerzas de Zelensky tienen otro problema: se están quedando sin combustible por lo que estarían reduciendo mucho el uso de blindados. 
 
El entre el domingo 30 y lunes 31 se produjo el mayor ataque de misiles desde que comenzó la guerra. Unos 6 de los más de 50 misiles lanzados (según medios occidentales debieron acabarse hace meses) fueron dirigidos contra objetivos en Kiev. Como consecuencia de las explosiones, se paralizó la comunicación ferroviaria y se vieron interrumpidos el suministro de agua y electricidad. También fueron atacados blancos de alto valor militar. Los propios medios occidentales desmintieron a Kiev, que afirmó que su defensa antiaérea había logrado repeler casi totalmente al ataque ruso. Muchos misiles lograron burlar esa defensa pese a la ayuda que tuvieron los ucranianos por parte de una aeronave Challenger 650 ARTEMIS de la OTAN. Esa aeronave tiene la capacidad de detectar objetivos aéreos y coordinar el trabajo de los sistemas de defensa aérea. Los ataques de Putin buscan dejar incomunicada a Kiev, que recibe Inteligencia de la Alianza de manera permanente.
 
Mientras todo esto sucede, Moscú concluyó con éxito su movilización parcial. Los movilizados son mayormente hombres con adiestramiento militar previo. A ellos se sumarán mercenarios del Grupo Wagner, voluntarios chechenos, mercenarios de otros países y posiblemente hasta ex comandos afganos entrenados y abandonados por los EEUU. Según diferentes medios, se trata de la élite de las fuerzas afganas; son fuerzas especiales adiestradas por los SEALs estadounidenses y el SAS británico (British Special Air Service) y dejadas atrás después del vergonzoso abandono de Kabul ordenado por Joe Biden hace apenas algo más de un año. Son los mismos que vieron llover compatriotas desde aviones estadounidenses; son los mismos que formaron parte de una fuerza en la que los EEUU invirtieron más de 90.000 millones de dólares sólo para dejarla librada a su suerte. ¿Qué importa? La industria militar estadounidense hará un doble negocio y los demócratas intentarán llevar a cabo su plan de destruir a un Vladimir Putin que asegura que el matrimonio sólo puede existir entre un hombre y una mujer. Por su parte, tal como lo informó el prestigioso analista de Fox News, Tucker Carlson, el congresista estadounidense Jamie Raskin afirmó que Rusia es un país cristiano ortodoxo que profesa valores tradicionales. "Por eso hay que destruirlo sin importar el precio", cita Carlson. No encontramos ninguna desmentida; al contrario. En un comunicado de prensa, Raskin llamó a Moscú "el centro mundial del odio antifeminista, antigay y antitransgénero". Esa es la razón por la que hay que destruir a Rusia. Por si aún no lo sabe, así es el Nuevo Orden Mundial.
 
Artículos relacionados:
 
Si lo considera apropiado, por favor, comparta el enlace a este artículo. ¡Muchas gracias!
 

EN PLENA GUERRA LOS ESTADOS UNIDOS SE QUEDAN SIN RESERVAS DE GASOIL

29.10.2022 13:53
 
El gobierno británico calcula que unos 10.000 de sus ciudadanos morirán por falta de combustible para calefaccionar durante el invierno boreal que se avecina. Eso sucederá por el "castigo" impuesto por la Unión Europea contra Putin. El rublo, por su parte, incrementó sustancialmente su valor. Hubo ayuda de los árabes, claro. Ellos se negaron a extraer más petróleo, a pesar de los insistentes ruegos de Joe Biden. Por el contrario, redujeron el bombeo del mismo. Biden podría autorizar el incremento de la explotación del oro negro en su propio país pero eso va contra su radical agenda verde. Claro, eso no le impidió vender parte de sus reservas estratégicas a los chinos, a los cuales en público amenaza por su intención de invadir Taiwán pero con quienes está conectado a través de su hijo Hunter, un "lobista" que enriqueció con el tráfico de influencias. 
 
La Energy Information Administration norteamericana (la Oficina para la Información sobre la Energía o EIA, por sus siglas en inglés) informó que en menos de tres semanas los EEUU se quedarán sin gasoil. De momento la zona más golpeada es la costa este. El noreste del país y Nueva York ya está racionando el combustible disponible. Entre tanto, a los niveles de consumo actuales, las reservas nacionales alcanzarían para apenas 6 horas y el invierno aún no comenzó. Interrogado sobre el tema, un vocero de la Casa Blanca dijo no tener datos concretos al respecto pero aseguró que su país redoblaría las exportaciones a Europa durante el invierno. Al parecer la administración Biden ni siquiera lee los informes de sus propios organismos gubernamentales. Tal vez solo quiera evitar el pánico diciendo la verdad. No hay mucho que exportar, ni siquiera hay mucho combustible para los buques de transporte. Por otra parte la escasez no se reduce al gasoil; la disponibilidad de otros combustibles cayó sustancialmente y sus precios subieron mucho. En los propios EEUU, la gente más humilde deberá elegir entre calefaccionar o comer. Algunos tienen "la esperanza" de que el problema se vea mitigado cuando la actividad económica se desacelere...  Según varios analistas, será precisamente la falta de gasoil lo que precipitará la desaceleración de la economía americana hasta dejarla al borde de la paralización total. Después de las restricciones impuestas con el argumento del covid, la gente volverá a sufrir por los perversos límites impuestos a la explotación de los combustible fósiles. Estamos frente a otra crisis de diseño que, en caso de restringirse las exportaciones estadounidenses, también podría afectar a países como Brasil, Chile y México 
 
En Europa todo es aún peor; los alemanes talan antiguos bosques y recolectan leña (en algunos casos ilegalmente) para hacerse de madera para el invierno. En Polonia y República Checa se dan situaciones similares. Claro, el ciudadano común no entiende por qué debe sufrir el "castigo" impuesto a Putin, que por estos días dejó a Ucrania sin suministro eléctrico. La electricidad no es el verdadero objetivo del autócrata ruso. Sin electricidad las comunicaciones se vuelven sumamente difíciles. Antes de la ofensiva invernal, el Kremlin busca dejar a Ucrania operando a ciegas y sin oídos. Claro, la prensa le informará del "masivo" ataque con drones a la base naval de Sebastopol. Por ahora los únicos daños confirmados son los que sufrió un dragaminas ruso - se trata de daños menores. La ofensiva de Kherson fracasó antes de empezar y hay que atraer la atención del público hacia otro lado. Las elecciones de medio término están a la vuelta de la esquina y es difícil explicar qué se hizo con el dinero enviado a Kiev. Ahora se habla de que Moscú estaría preparando un ataque de falsa bandera con armas estadounidenses enviadas a Ucrania. Parece que no llegaron al destino previsto. 
 
Artículos relacionados:
 

LA OTAN AGOTA RÁPIDAMENTE SUS ARMAS Y MUNICIONES

25.10.2022 13:07
 
El lunes 24 se observó una gran actividad de la aviación militar rusa sobre las regiones de Kherson y Zaporozhye. En los tres días previos, Ucrania había acumulado una gran cantidad de equipo militar en el noroeste de la región de Kherson. Los ataques de la aviación del Kremlin causaron fuertes pérdidas a las Fuerzas Armadas de Ucrania, al punto que la enésima contraofensiva de las tropas de Kiev en el sur podría ser aplazada por algunos días, cuando no semanas.
 
Las fuerzas que Zelenski compromete en el ataque son reservas que necesitará imperiosamente si los rusos lanzan su probable ofensiva invernal. Los ucranianos atacan con fuerzas de segunda línea mientras que los rusos convocados durante la última movilización son efectivos con entrenamiento militar previo que están recibiendo adiestramiento adicional. Además los ucranianos dependen de la provisión de municiones de los EEUU, país que está agotando rápidamente sus proyectiles de artillería y misiles portátiles de todo tipo. Los norteamericanos están considerando apelar a viejos misiles antiaéreos de su reserva. Los rusos destruyen el material occidental a un ritmo sostenido y toda la OTAN se está quedando sin armas y municiones. Eslovenia está entregando el 40% de sus tanques a Ucrania; Estonia ya gastó el equivalente a un tercio de su presupuesto de Defensa en ayuda a ese país y Noruega cedió a Kiev el 45% de sus obuses. A los expuesto se le deben sumar las crecientes dificultades para hacer llegar todo tipo de pertrechos al frente de batalla en una país constantemente golpeado por drones, misiles y cohetes. Estos últimos son disparados por la aviación táctica rusa que vuela sin cesar. Existe además el riesgo de que en algún momento los rusos corten las líneas de suministro enemigas por detrás del Río Dniéper ya sea a través de Bakhmut en el este o a través de Bielorrusia, desde el norte. El cúmulo de esos hechos habría disparado el despliegue en Europa de la 101 División Aerotransportada estadounidense, la cual es una fuerza ligera. Por su parte el Kremlin está modernizando 600 tanques de cierta antigüedad y envía al frente de batalla los novísimos T-90M Proryv-3. 
 
Por ahora la guerra continúa con toda su dureza, los ucranianos tratan de satisfacer las necesidades políticas de Joe Biden mientra los rusos se conforman con repeler ataques de distinta intensidad. Esperan el invierno. Cuando llegue, posiblemente lo haga acompañado de un feroz ataque ruso. Posiblemente Moscú busque hacer un avance rápido ya que el panorama internacional también presenta complicaciones para Putin. Israel mira con disgusto la relación de Moscú con Teherán y lanza veladas amenazas. Toda la situación podría encender el polvorín de Medio Oriente. Buena parte de la responsabilidad sería, sin embargo, de la administración Biden que levantó las sanciones impuestas contra Teherán por Donald Trump. El consuelo al que muchos se aferran son las elecciones de medio término en los EEUU. Si ganan los republicanos, ellos tomarían el control del Congreso. Son mucho más predecibles y equilibrados que los demócratas aunque entre ellos tampoco falta los halcones que quieren alimentar la industria bélica norteamericana. Si Europa no se rebela, la paz podría ser un mero anhelo, sin sustento para su logro.
 
Artículo relacionado:
 
<< 1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>