Blog

LOS MISILES DE PUTIN SOBREVUELAN EL ÁRTICO

17.09.2022 12:26
 
Ayer viernes, dos submarinos nucleares rusos de propulsión nuclear dispararon misiles de crucero en el Ártico, frente a Alaska. Los cohetes impactaron en blancos navales que se encontraban ubicados a 400 kilómetros de distancia. La defensa costera de Moscú en la zona hizo lo propio, disparando desde 300 kilómetros. Por esta vez se trató de un ejercicio pero el hecho generó mucha preocupación en Occidente. Es difícil entender por qué, venimos hablando de la pérdida del control del Atlántico Norte por parte de la OTAN desde mediados del 2020. La pérdida del Ártico es simplemente consecuencia de esa debilidad. De todos modos la Inteligencia americana no habría sido tomada totalmente por sorpresa. En días previos a los lanzamientos hubo una serie de reuniones de emergencia, probablemente disparadas - al menos en parte - por el inminente simulacro. Después de todo, durante la semana dos aeronaves de patrullado marítimo del Kremlin ingresaron a la Zona de Identificación de la Defensa Aérea de Alaska y de Canadá. A esta altura de las circunstancias, la Alianza Atlántica ya debería saber que perdió la apuesta pero la arrogancia la ciega.
 
El portaaviones británico HMS Prince of Wales deberá entrar a dique seco para reparaciones mayores después de la falla catastrófica que sufrió ni bien partió hacia los Estados Unidos, a fines de agosto. Los Estados Unidos, que hace poco debieron dejar en tierra sus F-35, después debieron hacer lo propio con los helicópteros Chinook del Ejército. Se sabe que el stock de los misiles antitanque estadounidenses más modernos quedó reducido a niveles peligrosamente bajos y lo mismo sucede con su munición de artillería. Los ucranianos los disparan o los venden en el mercado negro. Europa está aún peor. Muchas de sus armas fueron entregadas a los ucranianos con la esperanza de que derrotaran a los rusos. No lo lograron, de hecho muchas de ellas probaron ser inservibles. La contraofensiva en Kherson fracasó estrepitosamente. Por mucho que los grandes medios digan lo opuesto, en Kharkiv e Izyum los rusos se retiraron antes de la llegada de las tropas de Kiev, a las que dejaron dando golpes en el vacío en un momento en que deberían comenzar las lluvias otoñales, convirtiendo el terreno en un verdadero lodazal, en especial por efecto del equipo militar que se desplaza sobre el mismo. El resto podría quedar en manos de una de las fuerzas más poderosas del planeta - el invierno ruso. Si las tropas ucranianas creen que marchan hacia la victoria, se equivocan. Todo indica que marchan hacia la muerte.
 
Las intenciones de Putin son todavía poco claras. No ordena una movilización general pero está acumulando tropas, armas y equipos. Llegan del interior del país; de Siria y de distintos países asiáticos donde Rusia tiene guarniciones militares. El grupo Wagner también estaría reclutando cantidades importantes de nuevos efectivos, mientras perfora la últimas línea defensiva ucraniana en la zona de Bakhmut. El golpe principal probablemente sea dado más al norte. El autócrata del Kremlin parece no tener apuro, sabe que en invierno Europa será muy débil (la Unión Europea ya corre el riesgo de desintegrarse) y que los Estados Unidos están hunidéndose en el caos generalizado. Ahí la inflación crece, la bolsa de valores baja; el fentanilo mata cantidades impresionantes de gente; las ciudades demócratas están sumidas en graves olas de crímenes; la frontera sur desapareció; la salud mental de Biden es por demás precaria; la capacidad de Kamala Harris para hacerse cargo del país es nula. Las milicias territoriales amenazan con iniciar una guerra civil. Sólo la proximidad de las elecciones de medio término logra apaciguarlas un poco. Aliado con China; Irán y Corea del Norte y haciendo negocios con buena parte de Asia, Vladimir Putin no tiene mucho que temer. No son alianzas pensadas para durar, claro. Están pensadas para aprovechar la estupidez occidental. El Viejo Continente, la cuna de la civilización occidental y cristiana, está en la oscuridad. No se trata de la penumbra generada por los misiles de Moscú que golpearon centrales eléctricas ucranianas. Se trata de una profunda sombra moral. O comienzan a sangrar nuestras rodillas o comenzará a sangrar la nieve. Por ahora parece más probable lo último.
 
"El Señor dijo a Moisés: 'Extiende tu mano hacia el cielo, para que Egipto se cubra de una oscuridad tan densa que se pueda palpar'. Moisés extendió su mano hacia el cielo, y una profunda oscuridad cubrió todo el territorio de Egipto durante tres días." - Éxodo 10, 21-22
 
Artículos relacionados:
 

RUSIA SE PREPARA PARA DAR EL PRÓXIMO GRAN GOLPE

10.09.2022 11:17
 
La ofensiva ucraniana en Kherson fracasó estrepitosamente. Uno 15.000 efectivos de Kiev lograron algunos pequeños avances territoriales totalmente efímeros a un gran costo humano y material. Ahora los ucranianos iniciaron otra contraofensiva en la zona de Kharkov, muy probablemente correrá la misma suerte que la primera. La acción es totalmente irracional. Pasar de la defensiva a la ofensiva expone a las propias fuerzas al accionar de la artillería y la aviación enemigas, en especial cuando se abandona una línea fortificada para atacar a un enemigo muy superior en poder de fuego. Habrá algunas ganancias territoriales iniciales, claro, pero Zelenski está volcando recursos que no posee para una operación que tiene mucho más de mediática que de militar. Los rusos se retiran de la zona de Izyum. Quien crea que eso es una derrota se engaña mucho. El Kremlin están redibujando la línea del frente para golpear a los ucranianos en sus propios términos. Nuevamente las fuerzas de Kiev marchan hacia una trampa. Los propios mandos ucranianos admiten que carecen de suficiente munición, en especial para su artillería. La victoria táctica inicial amenaza con convertirse en una estrepitosa derrota estratégica. La logística rusa proviene del otro lado de la frontera, la ucraniana, del otro lado del Atlántico. Saque sus propias conclusiones. Cuánto más avanzan los ucranianos, más débiles se vuelven. Occidente lo sabe, los polacos buscan armas desesperadamente, toda la OTAN corre a defender sus fronteras. ¿Por qué, si creen que una victoria ucraniana es posible? Moscú todavía no inició ninguna movilización forzosa, Putin aún no termina de desperezarse. No tiene apuro, el invierno llegará cuando llegue y comenzará a jugar fuertemente a su favor. La paradoja es extraña, Europa transpira por la falta de combustibles. Claro, algunos gobernantes siguen queriendo incrementar las sanciones. La idea no es destruir Rusia, el plan es destruir Europa. El problema es que los acontecimientos se están saliendo de control. Quien crea que Rusia está agotada se engaña, todo el país se está preparando en silencio para el siguiente gran golpe.
 
El contraataque ucraniano en Kherson está prácticamente paralizado. Antes y durante esa contraofensiva Putin reforzó fuertemente toda la zona. No hay indicios de que esas fuerzas hayan sido redesplegadas hacia el este. Buena parte de las tropas podría esperar a que los ucranianos se desgasten para luego golpear hacia Odesa o hacia el norte.
 
Entre tanto, en los EEUU, a dos meses de las elecciones de medio término, los demócratas enfrentan un panorama desolador. Habiendo dado un duro golpe a los pujante economía norteamericana; habiendo dado luz verde a todo tipo de crímenes; habiendo borrado del mapa la frontera con México y promovido con ello el tráfico de personas, de armas y de drogas; habiendo provocado a los chinos a agravar su conflicto por Taiwán; habiendo permitido que Afganistán se convirtiera nuevamente en un refugio de terroristas, Joe Biden no tuvo mejor idea que demonizar a la oposición, fomentando el odio con un tono que haría palidecer de vergüenza a cualquier líder populista latinoamericano. Este anciano diabólico, influenciado por los comunistas chinos a través de su hijo Hunter (un adicto al crack y a las prostitutas) se vale del FBI y del organismo federal de recaudación de impuestos para perseguir a "terroristas domésticos", es decir a padres de familia que no quieren que a sus hijos se les hable de transexualidad desde los niveles iniciales de la educación; a opositores políticos; a todo aquel que se oponga al avance de su demencial agenda liberal. Este hombre inmoral, que está con un pie en la tumba y con el otro en el infierno, es el aliado número uno de Volodímir Zelenski. Es por eso que Ucrania se desangra en una guerra absurda, es por eso que sirve de escudo entre Bruselas y la ira de Putin, quien supo ser el más proamericano de los mandatarios rusos pero que un buen día dijo basta a esa alianza "defensiva" llamada OTAN que lo acorraló hasta que reaccionó. Quien siembra vientos, recoge tempestades. A un par de meses del inicio del invierno boreal, Putin está cerrando las llaves de paso de los oleoductos que llevan petróleo y gas al Viejo Continente. Después será él quien decida hasta dónde quiere que lleguen sus tropas. Varsovia, Vilna, Tallin... quién sabe, en Europa ya nada parece lejos. Por raro que parezca, podrían ser los rusos lo que restauren la cordura que Occidente perdió hace mucho tiempo. La lección no será gratuita, claro.
 
Artículos relacionados:
 

RUSIA CONSOLIDA SUS POSICIONES AL OESTE DEL RÍO DNIÉPER

03.09.2022 12:41
 
Primero los norteamericanos y los europeos impusieron sanciones económicas contra Moscú. Una turbina compresora de gas quedó en Canadá. Luego se hizo una excepción y la turbina fue enviada a través del Atlántico pero hasta donde sabemos aún no llegó a Rusia. Hace días el G7 puso un precio límite para el gas ruso. Ahora Putin cerró el gasoducto Nord Stream 1. Cuestiones técnicas derivadas de las sanciones son su excusa casi perfecta. A las puertas del otoño, el Viejo Continente se queda si el suministro de gas siberiano. Bruselas está perdiendo la guerra económica que decidió iniciar contra el Kremlin. No hay garantías para la seguridad energética europea. En el Reino Unido más del 50% de las fábricas se encuentran en peligro de cierre por el aumento de los precios de la electricidad. En Alemania ya no se consigue leña. El Canciller alemán, Olaf Scholz, camina por la cuerda floja; su imagen negativa crece al ritmo de los incrementos en los precios de los combustibles. Sus ministros son una colección variopinta de fanáticos e inútiles que ni siquiera logran ponerse de acuerdo en temas de política exterior. La Ministro de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock es una imbécil o una fanática, una digna heredera intelectual de la perversa Angela Merkel. El riesgo de un estallido social crece con cada una de sus declaraciones. 
 
Mientras el ciudadano común europeo padece las sanciones impuestas contra Moscú, existen fuertes indicios de que en Ucrania la ayuda proveniente de los Estados Unidos desaparece en los bolsillos de muchos funcionarios del que, ya antes de la guerra, era considerado como uno de los países más corruptos del continente, si no el más corrupto. Teniendo en cuenta eso, es fácil comprender por qué tantos soldados ucranianos mueren en una contraofensiva insensata. Insisten en atacar ferozmente pero las bajas y las pérdidas materiales son tan altas que no se ven recompensadas por las pequeñas ganancias territoriales, mayormente muy fugaces. El material ruso sigue fluyendo hacia Kherson, parte del mismo a través de la propia Península de Crimea. Es cierto, algún cohete de largo alcance golpea de tanto en tanto la retaguardia rusa pero no hace mucha diferencia. El terreno no ayuda a las tropas de Kiev, que avanzan a través de una superficie llana sin apoyo aéreo, con insuficiente apoyo de artillería, con pocos tanques y aún menos vehículos blindados de transporte de infantería. La artillería rusa, por su parte, formó una verdadera cortina de fuego. La tan cuestionada aviación rusa también dijo presente con ataques masivos, castigando a las unidades ucranianas atrapadas en una gigantesca emboscada. 
 
Ahora que los arsenales occidentales están peligrosamente vacíos y cuando China se está volviendo crecientemente hostil hacia Taiwán, los estadounidenses comienzan a admitir su error de cálculo. Los rusos avanzan en el este de manera lenta pero implacable. Recordemos que la longitud total de la suma de los frentes este y sur es de 2.400 kilómetros y que en el Dombás las fuerzas de Moscú están atacando la última línea defensiva fuerte, construida después de la toma de Crimea. Cuando atraviesen el eje Sloviansk-Kramatorsk, el avance podría volverse incontenible. Podría suponerse que el Río Dniéper constituye una barrera natural formidable. El problema es que los rusos ya lo cruzaron, precisamente en la zona de Kherson, donde tiene lugar el por ahora totalmente fallido contraataque ucraniano. Los polacos enviaron mucho de su propio material militar a Kiev, en una apuesta por frenar a los rusos antes de que lleguen a la frontera de su país. Ahora Polonia está encargando armas de manera frenética. Para cuando las mismas lleguen a destino, los rusos ya podrían estar desfilando por las calles de Varsovia. Occidente quiso desgastar a Putin y se está quedando sin armas. El autócrata ruso apenas si se está desperezando. Washington está repitiendo los errores de Napoleón y de Hitler. Entre los soldados alemanes al menos imperaba la disciplina. Los norteamericanos ni siquiera pudieron organizar la retirada de Afganistán. Las imágenes de civiles afganos cayendo de los aviones estadounidenses fueron peores que las de la caída de Saigón. El mito hollywoodense del poderío militar norteamericano invencible está siendo destruido por un exagente de la KGB que no tuvo mucho tiempo para ir al cine. Es inquietante, es real.
 
Artículos relacionados:
 

ZELENSKI CAYÓ EN LA TRAMPA

30.08.2022 08:37
 
Después de semanas de anuncios incumplidos, Volodímir Zelenski decidió, finalmente, iniciar la "contraofensiva de Kherson". Las tropas ucranianas lanzaron un contraataque en la zona occidental del frente sur. Ahí las fuerzas de Kiev concentraron su artillería, incluidos los sistemas de artillería de cohetes de alta movilidad HIMARS, provistos por los EEUU. Están cayendo en una trampa hábilmente urdida por los rusos. Si creemos la versión rusa (y usualmente el Kremlin exagera menos que los ucranianos), la concentración de los HIMARS permitió que el 60% del total de los mismos hayan sido destruidos. Los rusos también afirman que desde el inicio de la así denominada contraofensiva, los ucranianos perdieron unos 1.200 hombres en unas 24 horas. Medios rusos y serbios dan por destruidos decenas de tanques y vehículos de combate de infantería de las fuerzas de Kiev. La ofensiva es siempre más costosa que la defensa. Acosado por la falta de éxitos militares, el presidente ucraniano habría tomado la decisión de pasar al ataque personalmente y muy probablemente contra el consejo de los altos mandos de su país. La respuesta de Moscú no se hizo esperar y un golpe de los paracaidistas rusos repelió la primera oleada ucraniana cerca de Nicolaiev. No importa, Zelenski insiste y el contraataque puede extenderse por días o hasta algunas semanas pero está destinado al fracaso. Los rusos no tienen apuro, el invierno no le jugará en contra a ellos, más bien amenaza con congelar a una Europa, terriblemente necesitada del gas siberiano. Además, mientras los ucranianos chocan con las líneas de defensa de su enemigo, éste continúa avanzando en el Dombás. Putin se preparó para la jugada occidental durante semanas, al punto que en el ínterin creó una nueva gran unidad: el Tercer Cuerpo de Ejército. En estos días fueron grabadas escenas de largas formaciones ferroviarias transportando material militar a Ucrania, incluidos al menos dos tipos de tanques y artillería autopropulsada. Zelenski cayó en la trampa.
 
Hay varias explicaciones posibles para la decisión del cómico ucraniano. Su situación política interna es tan delicada que teme ser desplazado del poder por los altos oficiales ucranianos, muchos de los cuales miran con gran disgusto la intromisión de Zelenski en las decisiones operacionales. Por otra parte, su máximo aliado, el presidente demócrata estadounidense Joe Biden, está en graves problemas. El empresario y cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg, admitió haber recibido presiones del FBI para que los temas relacionados con el hijo de Joe, Hunter Biden, recibieran un tratamiento diferencial en la mencionada plataforma digital. Hunter está muy seriamente sospechado de tráfico de influencias. No faltan en su lista de clientes algunos empresarios ucranianos... A buen entendedor, pocas palabras.
 
Hay más, siempre hemos sostenido que la industria militar británica y estadounidense privilegiaban el negocio por encima de la calidad y la eficacia de sus productos. Hace semanas muchísimos aviones de combate F-35 debieron ser dejados en tierra por graves inconvenientes técnicos. Ahora el portaaviones británico HMS Prince of Wales quedó varado frente a la costa sur de Inglaterra a poco de zarpar hacia los Estados Unidos, al parecer debido a problemas de propulsión. Sabemos que los destructores Type 45 británicos también sufren problemas de propulsión. En momentos en que China está cada vez más cerca de invadir Taiwán esos son inconvenientes gravísimos. La "contraofensiva" de Kiev puede desviar la atención hacia otro lado - mientras dure, claro.
 
Artículos relacionados:
 

LOS POLACOS DEBERÍAN PONER LAS BARBAS EN REMOJO

27.08.2022 12:40
 
La contraofensiva ucraniana en el sur - que debió comenzar hace más de un mes - quedó en la nada. Algunos analistas occidentales intentan justificar el fracaso en llevar a cabo el contraataque, tildando a éste como un proyecto a la espera de que "los rusos se desgasten". Así se quiere explicar la impotencia de Ucrania y sus socios estadounidenses y europeos. La verdad es que Kiev no tiene con qué lanzar la operación. Los estadounidenses enviaron misiles antiradar pero los ucranianos carecen de aeronaves modernas y adaptadas en cantidad suficiente y mucho menos de pilotos debidamente entrenados. Lanzar un misil antiradar no es soplar y hacer botellas, en especial porque los modernos sistemas antiaéreos rusos superan con creces a los occidentales. Es cierto que los norteamericanos están enviando un pequeño número de obuses pero éstos son escasísimos y de menor calibre y alcance que los enviados con anterioridad. Además el problema ucraniano es la falta de munición para todo tipo de armas. Por una cuestión geográfica la logística rusa es mucho más simple. Los alemanes dejaron de enviar material bélico porque vieron que el que ya mandaron tiene serios defectos y por ende quieren reservar el remanente para su autodefensa - hacen bien. Bulgaria se quedará sin aviones de combate operativos a mediados del año próximo; sus aeronaves eran mantenidas por los rusos. Se podría decir que alguien se equivocó al hacer los cálculos. También es posible pensar que a la industria bélica occidental le conviene una guerra prolongada. También ahí el cálculo podría haber sido erróneo. Los rusos avanzan mientras el invierno se acerca y la defensa ucraniana comienza a colapsar. A menos que suceda algo completamente extraordinario, en las próximas dos o tres semanas - tal vez antes - ese colapso se convertirá en una caída estrepitosa.
 
En lugar de efectuar la gran contraofensiva en el sur, en los últimos días las fuerzas de Kiev llevaron a cabo cierta cantidad de contraataques menores en diferentes partes del extenso frente, en una táctica de "defensa activa". La mayoría de esos ataques, fruto de un acto de desesperación, culminó en un rotundo fracaso que desgastó aún más a las extenuadas tropas ucranianas, al punto que ahora sus líneas fortificadas podrían quedar indefensas. En los conflictos bélicos el invierno estuvo mayormente del lado ruso. Sólo en Finlandia, durante la Segunda Guerra Mundial, eso fue un poco diferente. La geografía finlandesa no puede ser comparada con la ucraniana. Además Europa nunca fue energéticamente tan dependiente de Rusia como ahora. Cuando el invierno comience a avanzar sobre el Viejo Continente, los ciudadanos de sus países comenzarán a sentir las sanciones impuestas por sus gobiernos "contra Moscú" en todo su rigor. En algunos países ya hay pequeñas revueltas internas. Muy probablemente crezcan cuando la incapacidad y o perversión de los líderes europeos quede expuesta. En el mediano plazo, la Unión Europea podría verse desintegrada por el ascenso de líderes de derecha y ultraderecha. Éstos difícilmente sean peores que Merkel, Scholz, Macron o Johnson. La otrora cuna de la espléndida cultura occidental y cristiana se está hundiendo en el pantano. El euro ya se está revolcando en esa ciénaga.
 
Hace apenas una semana el Ministro de Defensa ruso, Sergey Shoigu, anunció el comienzo de la producción en masa de los misiles hipersónicos Tsirkon y la continuidad de la fabricación de los poderosos Kinzhal. También dijo que los temibles Sarmat ya están incluidos en los contratos. Todo eso es mucho más que lo que Putin necesita para tomar Ucrania. El autócrata ruso quiere neutralizar por completo la capacidad ofensiva de la OTAN en Europa Oriental. Tome nota, los polacos deberían comenzar a poner sus barbas en remojo. Aún despreciados por la Unión Europea se pusieron firmemente al servicio del resto de la OTAN. El Kremlin podría querer asegurarse de que eso no vuelva a suceder. Una vez más, Varsovia podría ser pulverizada y quemada. La estupidez solo tiene cura si uno quiere sanar. No es el caso de los polacos.
 
Artículo relacionado:
 

ANTES DEL INVIERNO, EL FUEGO

20.08.2022 13:49
 
Muy probablemente la mayoría de nuestros lectores recuerde las imágenes de civiles afganos cayendo de los aviones que despegaban de Kabul durante la catastrófica salida estadounidense de Afganistán. De algún modo la escena se repite. Alemania, Francia y el Reino Unido parecen no haber aprendido la lección, al menos no completamente. Sus economías se degradan vertiginosamente a medida que los rusos siguen cerrando llaves de paso, disparando así los precios de los combustibles y de la energía eléctrica. Algunas empresas comienzan a consideran retirarse de Alemania. Ahí el costo de la electricidad se multiplicó por más de 11 en sólo dos años. El otoño se acerca y muchos ponen sus esperanzas en algún lejano y por ahora poco probable acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania. ¿Por qué Putin querría firmar la paz justo cuando tendrá la mayor capacidad de presionar a la Unión Europea? Algunos titiriteros de Biden son conscientes de eso y tratan de acrecentar el apoyo a Kiev, incrementando así el riesgo de una escalada en el conflicto. Washington ya envió a Zelenski misiles antiradar y otros "juguetes" por el estilo aunque el destino final de tales armas es incierto. Existen muchos indicios de que una parte muy importante del material entregado por los norteamericanos termina en el mercado negro. Por otra parte no faltan quienes afirman que detrás de al menos alguna de las recientes explosiones ocurridas en importantes instalaciones rusas de Crimea están los comandos del SAS británico. Así y todo la probabilidad de dar un vuelco en la guerra es muy baja y es virtualmente imposible de que se logre algún cambio significativo antes de que el frío comience a jugar en favor de Moscú. Es más, el Kremlin reforzó su enclave de Kaliningrado con tres MiG-31 armados con misiles hipersónicos Kinzhal. Dar un paso al frente puede hacer que el enemigo pierda el equilibrio.
 
Claro, en Europa no todos logran pensar en el invierno. El calor intenso, una sequía generalizada, la bajante de los ríos y los incendios forestales hacen subir la sensación térmica. La falta de agua para las centrales hidroeléctricas y el uso masivo de acondicionadores de aire hacen descender aún más la disponibilidad de electricidad y disparan su precio. Los ciudadanos comunes comienzan a preguntarse cuál es el sentido de las sanciones que los castigan mucho más que a Rusia. Cuando ya está repleta de los musulmanes a los que Angela Merkel abrió las puertas de entrada de par en par, Europa se ve repleta de refugiados ucranianos. Mientras los europeos hacen sacrificios para defender las cuestionables fronteras ucranianas, las suyas se vuelven extremadamente permeables. Por otra parte, los carteles de los narcos mejicanos inundan los EEUU de fentanilo de baja calidad y alta toxicidad, aprovechando la generosa "política migratoria" de Biden y sus secuaces, que hicieron desaparecer su propio límite sur. Entre tanto los contribuyentes estadounidenses deben meter la mano en el bolsillo hasta el fondo para financiar una guerra en otro continente. Para asegurarse de que todos paguen, el organismo recaudador de su país contratará a decenas de miles de nuevos inspectores que podrían terminar gozando del derecho de portar armas. Con un FBI transformado en una herramienta política para perseguir opositores y a padres de familia que se oponen que a sus hijos se les hable de transexualidad desde el mismo inicio de su formación escolar, la democracia estadounidense se degradó como nunca antes.
 
Hablando de persecuciones, no podemos pasar por alto la del gobierno nicaragüense contra la Iglesia Católica en esa nación. Ya hay un obispo preso. El Papa Francisco calla, por supuesto. Habiendo vendido su alma al marxismo y al Nuevo Orden Mundial, a este infiltrado filomasón le es más rentable permanecer en silencio. Como mucho abrirá la boca para vendernos otra dosis de alguna vacuna contra otra enfermedad "escapada" de algún laboratorio. Después de todo se sabe que se reunió dos veces con el CEO de un importante laboratorio productor de vacunas y luego salió a promoverlas a diestra y siniestra. Reaccione, Santidad, usted está intentando destruir lo que le fue confiado en custodia. Sepa que no podrá lograr su objetivo. Aún en medio de esta terrible tormenta, la barca de Pedro es el lugar más seguro: "Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella." - (Mateo 16, 18) 
 
Artículos relacionados:
 

LO QUE QUEDA DE LOS ESTADOS UNIDOS

14.08.2022 08:54
 
La tan anunciada contraofensiva ucraniana en el sur, en la zona de Kherson, nunca comenzó. La propaganda de Kiev intenta disimularlo diciendo que lo que fracasó es la ofensiva rusa en esa misma zona y afirmando que el avance ruso en el este se detuvo. No es así, los rusos ya entraron en los suburbios de Bakhmut, en la última línea defensiva fuerte de Ucrania, construida después de la toma de Crimea en el 2014. Probablemente no sea fácil cruzarla pero una vez que lo hagan es posible que su avance se acelere. La artillería rusa está haciendo estragos en todos los frentes y modernos tanques T-90M, recién salidos de fábrica, refuerzan la punta de lanza de las tropas de Moscú. El contraataque ucraniano fracasó por razones muy simples: las armas prometidas por occidente llegan con cuentagotas y no siempre son útiles. Los eslovacos acaban de enviar cuatro vehículos de combate de artillería Zuzana 2. Se comprenderá lo poco que eso significa en un largo frente de combate de muchos centenares de kilómetros. Los vehículos blindados estadounidenses American International MaxxPro - que aún no participaron en las hostilidades - ya demostraron ser inservibles; quedan atascados en los campos. Ya hemos mencionado los problema de los cañones autopropulsados alemanes y los de los blindados antiaéreos del mismo origen. Según medios rusos, los vehículos blindados ligeros Mamba Mk 2 ni siquiera protegen a sus ocupantes de los disparos de fusiles automáticos de calibre 7,62. Si los norteamericanos quieren que Kiev gane la guerra, deberán involucrarse directamente. No les conviene pero en los Estados Unidos y acéfalos, no se sabe quién tomará la próxima decisión irracional.  
 
A principios de 1988, Joe Biden sufrió una ligera hemorragia cerebral, una filtración de sangre desde una aneurisma. La mitad de las personas que sufren ese tipo de accidente cerebrovascular muere antes de los 6 meses de ocurrido el mismo. Muchos de los que sobreviven quedan con secuelas físicas o cognitivas. Biden debió someterse a una cirugía que incluyó una craneotomía; su cráneo debió ser abierto. En esa ocasión se le descubrió otro aneurisma del lado derecho de su cerebro. Después de la intervención quirúrgica, el actual presidente estadounidense permaneció hospitalizado por un tiempo prolongado. A esos antecedentes debe sumarse su envejecimiento prematuro, que hasta podría ser una secuela de su ACV. Biden tiene problemas de memoria, de irritabilidad, motrices y otros. Ya se han registrado al menos tres ocasiones en las que extendió la mano como queriendo estrechar la de alguien que realmente no estaba ahí. Si se toma en cuenta que la imagen pública de su eventual sucesora, Kamala Harris, es aún peor que la del presidente, se comprenderá por qué hablamos de la virtual acefalía estadounidense.
 
Los demócratas no son tan estúpidos como para no comprender todo eso y esa es la razón probable por la cual orquestaron un allanamiento por parte del FBI de la mansión de Mar-a-Lago del expresidente y potencial candidato presidencial, Donald Trump. El mismo FBI que encubre a Hillary Clinton y al hijo de Joe, Hunter Biden, persigue a Trump por, según se alega, estar en posesión de documentos clasificados. Es absurdo, todo presidente estadounidense tiene la potestad de desclasificar documentos. El FBI, devenido en herramienta política de los demócratas, investiga a Trump por espionaje cuando ya está probado que su presunta colaboración con los rusos no fue otra cosa que un invento de la perversa Hillary. Los demócratas no tienen ni ética ni moral y viéndose en aprietos por sus propias políticas destructivas, atacan a la oposición. Por ahora están logrando el efecto opuesto al buscado - Trump gana en popularidad. Entre tanto México se ve en aprietos porque la política migratoria de Biden dio a los carteles narcos un poder enorme; Irán logró su largo anhelo de ver atacado a Salman Rushdie; las tensiones entre China y Taiwán no ceden y palestinos e israelitas entraron nuevamente en guerra. Eso incluyó un atentado a pocos metros del Muro de los Lamentos. Por otra parte, más cerca nuestro, el dictador nicaraguense Daniel Ortega cerró siete estaciones de radio de la Iglesia Católica y ordenó el arresto domiciliario de un obispo y de sus ayudantes, ante el escandaloso silencio del Papa Francisco. Este probable infiltrado filomasón está muy ocupado en taladrar agujeros en la barca de Pedro. Parece no aceptar que no puede ser hundida.
 
Artículos relacionados:
 

ES HORA DE COMENZAR A PREOCUPARSE

05.08.2022 10:19
 
Si usted cree vivir en el así denominado "Mundo Libre", es hora de que empiece a preocuparse. Occidente está gobernado por gente de dudosa capacidad. El Presidente de los EEUU es un hombre senil que, después de una vacuna y varios refuerzos, tiene covid por segunda vez por lo que está trabajando aislado en la parte superior de la Casa Blanca. Desde ahí atiende en solitario diversas llamadas telefónicas... con el barbijo puesto. No sabíamos que el virus se transmitiera por teléfono pero de ahora en más atenderemos el celular en la modalidad de manos libres, con el altavoz. Su sucesora es Kamala Harris, una mujer muy temida. Todos temen que a Biden le suceda algo grave y que ella se haga cargo del gobierno. Por mucho que se busque, no hay nada positivo que se pueda decir de ella. Su preparación y su capacidad son nulas, llegó a donde llegó por su "simpatía". En otras palabras, no dudó en acostarse con cuanto personaje le ayudara a subir un peldaño en la escalera del poder. Llegó alto. La tercera al mando es Nancy Pelosi que por poco desata una guerra con China por desviar la atención de la audiencia judicial de su marido, que protagonizó un choque mientras conducía borracho y - posiblemente - bajo la influencia de alguna droga. Pero claro, pensará que el poderío militar estadounidense puede resolver todo eso. Resulta que no es tan así. Los portaaviones estadounidenses se volvieron enormes blancos flotantes gracias a la aparición en escena de los misiles hipersónicos rusos y chinos. 
 
Usted pensará que al menos los altos mandos norteamericanos son de primer nivel. No tanto, no tanto. Cuando los altos mandos norteamericanos y el Secretario de Defensa Lloyd Austin (Joe Biden olvidó su nombre cuando quiso presentarlo) fueron interpelados en el Congreso sobre la catastrófica salida de Afganistán, calificaron a la misma como una "falla estratégica" pero un "éxito logístico". El criterio profesional de esos hombres es que haber dejado en manos de los talibanes más de 80.000 millones de dólares en moderno equipamiento militar de los EEUU es un éxito logístico. Por su parte durante los últimos meses de la presidencia de Donald Trump, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, habría llamado a su par chino para decirle que, en caso de que Trump decidiera atacar China, él le avisaría de antemano para que el ataque no lo tomara por sorpresa. Hay información creíble de que en esa época también hubo un contacto telefónico entre la demócrata Nancy Pelosi y el General, durante la cual Pelosi habría indicado a Milley que se asegurara de privar a Trump de la posibilidad de lanzar armas nucleares (se non è vero, è ben trovato). Si Pelosi se preocupara por privar de tragos a su marido, la relación con China sería un poco más predecible.
 
En Europa la cosa también viene de tragos, esos que obligaron a Boris Johnson a dejar el gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña. En Alemania la situación es aún peor. Ahí la "genial" Angela Merkel volvió a su país totalmente dependiente del combustible ruso y después dejó el poder en manos de Olaf Scholz, un hombre de muy pocas luces. Si vamos un poco más hacia el este, no encontraremos con algo gracioso, un cómico presidiendo Ucrania. Eso fue posible gracias al derrocamiento, en su momento, de un presidente prorruso. Se dice que Occidente tuvo algo que ver con ese golpe. En plena crisis con Taiwán, Zelenski quiere que Xi Jinping le diga a Putin que no se tome la guerra tan en serio. También quiere que China renuncie a comprar petróleo ruso. Si todo el asunto no fuera trágico, lloraríamos de risa pero hay gente muriendo y el mundo podría terminar envuelto en una guerra de proporciones impredecibles sólo por algún fallo de algún misil "made in China". Sólo porque somos católicos y amamos la Iglesia nos hemos salteado Roma o, más precisamente, el Vaticano. Sólo una pocas palabras y éstas muy en serio: ahí hay un Papa, posiblemente un infiltrado filomasón, que viajó a Canadá y vestido de Pocahontas pidió perdón por la acción misionera de muchos santos católicos. No se preocupe por los personajes nombrados, preocúpese por la Ira Divina ante tanto escándalo.
 
Artículo relacionado:
 

LO QUE QUEDA DE EUROPA

04.08.2022 11:20
 
El día de hoy se registran ataques rusos en todos los frentes, excepto en el norte, en Kharkiv. Después de cinco meses y medio de guerra, las "desgastadas fuerzas rusas" siguen avanzando. Occidente lo minimiza pero la OTAN está reforzando fuertemente sus defensas antiaéreas en los países que limitan con Rusia y Ucrania. La Alianza tiene muy en claro que el armamento enviado a Kiev no alcanza para destruir el poderío militar de Moscú. Los cañones autopropulsados alemanes se están rompiendo. Especialistas alemanes dicen que los ucranianos hacen un uso muy intensivo de los mismos. Los cañones autopropulsados antiaéreos germanos tampoco pueden ser usados como se quisiera. El problema radicaría en que los alemanes tenían muy poca munición para los mismos y la alternativa no es compatible con los Gepard enviados por el gobierno de Scholz. Por su parte España decidió no enviar los tanques Leopard 2 a pesar de haber considerado hacerlo. La Ministro de Defensa española dijo que las unidades están en estado deplorable. Los vehículos blindados ligeros Mamba Mk 2 - que habrían sido enviados por los británicos - se abren con la facilidad de una lata de sardinas. Mientras tanto los rusos estarían recibiendo los primeros drones iraníes y muchos aparatos aéreos no tripulados de los ucranianos comenzaron a fallar sin que quede totalmente claro por qué.
 
No son esos los únicos inconvenientes de Ucrania y del resto de Europa. Los rusos escatiman como nunca el gas que envían hacia el oeste. Tienen la excusa perfecta de no poder hacerlo por fallas técnicas generadas por las sanciones internacionales. En Alemania, la sequía y el uso intensivo de las centrales hidroeléctricas provocaron una fuerte bajada del río Rin, lo que pone en riesgo el transporte del carbón con el que los teutones están reemplazando los combustibles rusos. Por su parte, el Reino Unido está teniendo problemas con un gasoducto que permitía enviar gas a Bélgica y Holanda. Los daneses tienen sus propias dificultades con el gas. Entre tanto Francia acaba de anunciar el cierre de tres de sus centrales nucleares que tienen problemas de refrigeración por una ola de intenso calor que golpea a ese país. Podríamos seguir, la lista es más larga. (*)
 
El Indo-Pacífico tiene sus propia "ola de calor". Los chinos bloquearon por tres días a Taiwán y hacen alarde de toda su capacidad militar. No sólo eso, Tokio aseguró hoy que no menos de cinco misiles balísticos chinos cayeron dentro de su zona económica exclusiva en el Mar de Japón. Corea del Norte está teniendo sus propios roces con Corea del Sur y los EEUU. Por otra parte, los estadounidenses instaron a sus ciudadanos a estar atentos a la posible violencia contra ellos en el extranjero tras el asesinato del 31 de julio, por parte de la CIA, del líder de al-Qaeda, Aymán Mohamed Rabie az Zawahirí. Recomendamos el rezo del Santo Rosario por la paz del mundo y por su conversión.
 
(*) Fuente: Negocios TV y archivo de Geoestrategia
 

LAS COPAS DE MÁS QUE PUSIERON AL MUNDO AL BORDE DE OTRA GUERRA

03.08.2022 12:54
 
La tan anunciada contraofensiva ucraniana en el sur del país quedó en los papeles. No faltan quienes dicen que todo no fue más que una operación de propaganda de Zelenski en procura de conseguir más armas occidentales. Lo que llega de Occidente es relativamente poco y a menudo malo, casi inservible. Es el caso de los cañones autopropulsados alemanes que después de un mes de uso necesitan reparaciones. Eso complica aún más la casi imposible logística de Kiev. Mientra tanto los rusos preparan su propia ofensiva hacia Mykolaiv y de ahí probablemente hacia Odesa. Una de las pocas armas que pudieron hacer algo por torcer el rumbo de la guerra eran los HIMARS. Llegaron apenas 16 y los rusos afirman haber destruido seis. Ahora los estadounidenses tienen otras preocupaciones. China también está aprovechando la debilidad de la administración Biden e inició un bloqueo de la isla de Taiwán.
 
Todo empezó con la visita de Nancy Pelosi a Taipei. Ayer enumerábamos las posibles mezquinas razones personales para su viaje, efectuado a pesar de la oposición de Biden. Hoy el marido de Pelosi compareció ante un juez. Inicialmente se decía que el hombre provocó un accidente leve cuando manejaba bajo el efecto del alcohol. Ahora la versión es diferente y no faltan quienes dicen que Paul Pelosi también habría consumido una droga y que el accidente no fue tan leve como lo pintan. De hecho el hombre no pasó ninguno de los múltiples test de sobriedad que se le efectuaron en la escena de los hechos y no faltarían algunos indicios de que habría tratado de sobornar a la policía. Sugestivamente a último momento hubo un cambio de juez y la nueva magistrado es inexperta, conectada por amistad y finanzas con la fiscal de la causa (que ya mostró su parcialidad) y miembro del Partido Demócrata. También se prohibió el ingreso de las cámaras al recinto de la audiencia. Así lo expuso el periodista Jesse Watters en Fox News. Con anterioridad otra presentadora de Fox, la jueza Jeanine Pirro, criticó duramente a Paul Pelosi. Las críticas de ambos fueron recogidas por varios medios. Otros afirmaron que no hubo heridos, sin especificar en qué sustentaban sus dichos. Algunas de las afirmaciones de Watters pudieron ser verificadas de forma independiente por Geoestrategia. Otro medio que sostiene una postura similar a la de Jesse Waters es el New York Post. Aparentemente por salvar su propio pellejo, una maniobra de distracción del matrimonio Pelosi puso al mundo al borde de la guerra con China. La invasión de Taiwán sería una mera cuestión de tiempo. El bloqueo a la isla es una especie de ensayo general. El ex Secretario de Estado y exdirector de la CIA, Mike Pompeo *, trató a la Presidente de la Cámara de Representantes de "crazy"; lo que usado en inglés americano podría traducirse como "perturbada".
 
Los EEUU también se ven amenazados por Irán, un país cuya capacidad nuclear preocupa a norteamericanos e israelíes. Por su parte Putin, necesitado de aliados tras las sanciones de Occidente, se acercó al régimen iraní, creando un cóctel bastante explosivo. Irán, China y Rusia no tienen profundos lazos de amistad ni mucho menos, son socios por conveniencia pero socios al fin. Los EEUU están gobernados por Joe Biden, Kamala Harris y Nancy Pelosi; el olor a debilidad llegó hasta Pekín y Teherán.
 
* Por error se deslizó el nombre de Mike Pompeo. Debe decir "el expresidente de los EEUU, Donald Trump". Pedimos disculpas por el desliz.
 
Artículo relacionado:
 
<< 2 | 3 | 4 | 5 | 6 >>