Blog

EL ESTADO DE LOS SUBMARINOS CLASE VANGUARD ENCIENDE ALARMAS EN EL REINO UNIDO

19.11.2018 08:14
 
El 15 de noviembre del corriente año dábamos cuenta de los problemas de seguridad que generaban los reactores de los submarinos británicos debido a fallas en su diseño. También informábamos que desde el año 2002 Gran Bretaña tiene funcionando un reactor de prueba con el mismo diseño básico que los reactores con los que cuentan los submarinos de la clase Vanguard y los de la clase Astute y que en marzo del 2014 trascendió que ese reactor de prueba presentó un fallo. La falla obligó a iniciar los trabajos de reemplazo del núcleo del reactor del submarino nuclear portador de misiles balísticos (SSBN) HMS Vanguard. 
 
La falla en cuestión consiste en la filtración de material radiactivo hacia el sistema de refrigeración del reactor. La presencia de material radiactivo se produjo debido a su filtración a través de orificios microscópicos en una pequeña área del revestimiento de metal que rodea a un elemento combustible en el núcleo del reactor.
 
La empresa que realiza el mantenimiento de los SSBN británicos (Clase Vanguard) ha sido puesta bajo la lupa por el Ministerio de Defensa británico ya que su desempeño en relación a los submarinos Clase Vanguard está en duda.
 
Ahora el panorama resulta ser aún peor de lo que se informó. Stuart Andrew, Subsecretario de Estado Parlamentario, Ministro de Contrataciones de Defensa en el Ministerio de Defensa acaba de informar que en los últimos 12 años hubo 259 "informes de eventos de sitios nucleares" para los submarinos Trident o Clase Vanguard (con base en la Base HMNB Clyde, en Faslane, Escocia). Los incidentes son de diversa índole y gravedad y entendemos que el número hace referencia solamente a los ocurridos en la base. Si los hubo en navegación no están incluidos en la cifra proporcionada. Del total de los mismos casi la mitada (122) tuvo lugar entre los años 2014 y 2017, no contándose aún con datos públicos para el corriente año. La bomba nuclear británica continúa con su cuenta regresiva.
 

LE INFORMAMOS ANTES QUE OTROS: ¡SEIS AÑOS ANTES!

18.11.2018 12:51

 

GEOESTRATEGIA sobre la crisis de la Marina Real británica (Royal Navy):

 

geoestrategia.webnode.es/news/sic-transit-gloria-mundi/

 

Más de seis años después:

 

www.defensa.com/en-abierto/sic-transis-gloria-mundi-royal-navy-crisis

 

¡Gracias por leernos!

EL ESTADO DE LOS SSBN (CLASE VANGUARD) DE LA ROYAL NAVY DEBERÍA HACER SONAR ALGUNA ALARMA

15.11.2018 12:48
 
Se sabe que la capacidad de los reactores de la flota nuclear británica para hacer frente a un hipotético desastre nuclear es inaceptable. Los reactores británicos de las clases Trafalgar y de la clase Vanguard son potencialmente vulnerables a accidentes catastróficos: no cuentan con un sistema de inyección de seguridad de alta presión. Los reactores de agua a presión habitualmente tienen dos sistemas de inyección de seguridad, en los submarinos británicos no existe ninguno. Hasta donde sabemos los reactores tendrán un diseño diferente recién a partir del séptimo ejemplar de la clase Astute.
 
Todo eso podría ser sólo la parte más visible del problema. Desde el año 2002 Gran Bretaña tiene funcionando un reactor de prueba con el mismo diseño básico que los reactores con los que cuentan los submarinos de la clase Vanguard y los de la clase Astute. En marzo del 2014 trascendió que ese reactor de prueba presentó un fallo. La falla obligó a iniciar los trabajos de reemplazo del núcleo del reactor del submarino nuclear portador de misiles balísticos (SSBN) HMS Vanguard. Los trabajos insumirían tres años y medio. El Vanguard es el submarino más antiguo de su clase. La información respecto a si se harán los mismos trabajos en los otros tres submarinos de la clase es un tanto contradictoria o al menos poco clara.
 
La falla en cuestión consiste en la filtración de material radiactivo hacia el sistema de refrigeración del reactor. La presencia de material radiactivo se produjo debido a su filtración a través de orificios microscópicos en una pequeña área del revestimiento de metal que rodea a un elemento combustible en el núcleo del reactor.
 
Estos días el periódico británico Financial Times publicó información sobre la empresa que realiza el mantenimiento de los SSBN británicos, cuya función es también la de efectuar los trabajos mencionados en los párrafos superiores. Se dice que la misma ha sido puesta bajo la lupa por el Ministerio de Defensa británico ya que su desempeño en relación a los submarinos clase Vanguard está en duda. 
 
Recordemos que en el año 2016 un misil Trident disparado hacia África por un submarino clase Vanguard terminó volando hacia los EEUU, posiblemente hacia Florida, por lo que habría sido un fallo de telemetría. Felizmente sólo se trató de una prueba.
 
Recordemos también que Gran Bretaña firmó los Protocolo Adicionales I y II del Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe, más conocido como Tratado de Tlatelolco. Dicho tratado internacional establece la desnuclearización del territorio de América Latina y el Caribe. Los británicos firmaron declarando que “el Gobierno del Reino Unido está dispuesto a considerar su compromiso de no emplear ni amenazar con el uso de armas nucleares en contra de las Partes Contratantes del Tratado, de acuerdo con el Artículo 3 del Protocolo Adicional II, como un compromiso que se refiere no sólo a esas Partes sino también a los territorios a los cuales se hace extensivo el compromiso de aplicar el estatuto de desnuclearización, de conformidad con el Artículo 1 del Protocolo Adicional I.” El 1 de diciembre de 1969 los británicos ratificaron los protocolos adicionales. No obstante eso en el año 2003 el Gobierno británico admitió que durante el conflicto bélico por Malvinas librado en 1982, algunos buques británicos cargaban armas nucleares (cargas de profundidad) en clara violación del Tratado.
 

VULNERABILIDADES DE APLICACIONES WEB: CROSS-SITE REQUEST FORGERY EN EL LOGIN

12.11.2018 11:29
 
Hay quienes creen que los formularios de inicio de sesión no necesitan ser protegidos de los ataques de CSRF. Eso es un error grave.
 
Supongamos que el atacante crea una cuenta en un sitio de confianza y luego crea en su propio sitio o en uno vulnerable a XSS una solicitud de inicio de sesión con sus propios nombre de usuario y contraseña e induce a la víctima a visitar ese sitio. El atacado iniciará una sesión creyendo que lo está haciendo con su propia cuenta pero en realidad lo estará haciendo con la del pirata informático. Ahora el atacante tendrá acceso a todos los datos o metadatos que la víctima deje tras de sí como "rastro" (intencionalmente o no) mientras su navegador esté conectado al sitio de confianza.
 
Como hay sitios que guardan registro de la actividad del usuario para uso del sitio y del propio usuario, el atacante podrá acceder al historial - a veces muy detallado - de actividades de su víctima. Para no dar ideas a los maleantes no describiremos en detalle todo lo que se puede hacer con esa información.
 
Para que se termine de entender el ataque daremos un ejemplo práctico: 
 
Formulario de inicio de sesión:
 
<form action="login.php" method="post">
<label>Nombre de Usuario :</label>
<input type="text" name="usuario"/><br />
<label>Clave :</label>
<input type="password" name="clave"/><br/>
<input type="submit" value=" Enviar "/><br />
</form>
  
Solicitud de inicio de sesión fraguada por el atacante:
 
<html>
<body onload="document.formulario.submit()">
<form action="https://sitioatacado.com/login.php" method="post" name="formulario">
<input type="hidden" name="usuario" value="NombreAtacante"/><br />
<input type="hidden" name="clave" value="ClaveAtacante"/><br/>
</form>
</body>
</html>
 
No lo olvide: CUANDO ESTÉ CREANDO UN SITIO USE SIEMPRE UNA PROTECCIÓN ADECUADA CONTRA LOS ATAQUES DE CSRF. En un próximo artículo describiremos varias formas de hacerlo. 
 
EL PROPIO USUARIO TAMBIÉN PUEDE ADOPTAR MEDIDAS DE PROTECCIÓN: ¡Cuidado con los trucos de manipulación ("ingeniería social")! Es bueno que el usuario se pregunte si es adecuado cliquear en determinado enlace; si el sitio que está visitando es de confianza; si realmente es necesario visitar dos o más sitios simultáneamente (hecho no imprescindible para sucumbir a este tipo de ataque); etc.
 
Artículo relacionado:
 

LOS SUBMARINOS DE ATAQUE, EL OTRO TALÓN DE AQUILES DE LA MARINA REAL BRITÁNICA

09.11.2018 12:48
 
Ya a mediados del año 2013 un organismo interno del Ministerio de Defensa británico (MoD) emitió un alarmante informe sobre el estado de los submarinos de la Royal Navy. El Defence Nuclear Safety Regulator (Regulador de la Seguridad Nuclear de la Defensa o DNSR, por sus siglas en inglés) emitió un informe extremadamente crítico sobre la situación de los submarinos británicos. El DNSR es un organismo de auditoría interna del Ministerio de Defensa británico.   
 
El DNSR señalaba que los antiguos submarinos de la clase Trafalgar estaban empezando a generar preocupación por la falta de confiabilidad de sus reactores. De hecho el HMS Tireless había sufrió una fuga de refrigerante de su reactor en febrero de ese año. El refrigerante era radioactivo y la filtración se produjo durante ocho días. El Tireless fue retirado de servicio en el 2014. Los problemas estaban surgiendo debido a que la vida operativa de los submarinos Trafalgar (de la que a la fecha quedarían tres naves en servicio) había tenido que ser extendida para hacer frente a los grandes retrasos en la puesta en servicio de las naves de la clase Astute. Cabe agregar que los seis primeros submarinos Clase Astute cuentan y contarán con el mismo tipo de reactor que la Clase Trafalgar, es decir uno prácticamente civil con serios problemas de diseño en especial en lo referente a la refrigeración.
 
De un tiempo a esta parte poco se sabe de los submarinos de la Marina Real británica. La última información confiable que tenemos es que a principios de septiembre de este año el HMS Talent recaló en Gibraltar, que los submarinos 4 al 7 de la Clase Asutue están sufriendo nuevas demoras en su construcción y/o entrada en servicio y que los submarinos que permanecen operativos cumplen misiones cada vez más prolongadas. Si bien en el presupuesto de Defensa británico los submarinos se llevan la parte más sustanciosa, la inversión no se está viendo reflejada en resultados y posiblemente pasará un buen tiempo antes de que los problemas sea resueltos, si es que realmente llegan a resolverse.
 

LA PROBLEMÁTICA ESCOLTA ANTIAÉREA DE LOS NUEVOS PORTAAVIONES BRITÁNICOS

08.11.2018 10:40
 
Lentamente se acerca el momento en que el portaaviones HMS Queen Elizabeth de la Marina Real británica deberá entrar en servicio. Cuando participe de un grupo de tareas exclusivamente británico su defensa antiaérea dependerá principalmente de los extremadamente problemáticos destructores Type 45.
 
En nuestro sitio hemos dado detallada cuenta de los graves problemas de propulsión de estos buques: en noviembre de 2009 el HMS Daring quedó a la deriva en pleno Atlántico luego de haber perdido el poder después de una visita a Nueva York; en abril del 2012 el mismo buque fue sometido a reparaciones urgentes y secretas en Bahrein; en mayo del mismo año el HMS Dauntless quedó a la deriva en el Atlántico Sur; en octubre de ese año el Ministerio de Defensa británico comunicaba al parlamento que el HMS Dragon estaba siendo sometido a reparaciones; en marzo del 2013 el HMS Duncan vio demorada su partida desde los astilleros de BAE en cuatro días por problemas técnicos; en noviembre del 2016 debió ser remolcado a puerto tras sufrir un desperfecto durante un ejercicio efectuado con otros tres buques de la OTAN; en noviembre del 2017 el HMS Diamond debió abandonar una misión en el Golfo Pérsico por problemas de propulsión; este año el HMS Dragon vio demorada siete horas y media su partida hacia el Golfo Pérsico por un incendio que se había registrado a bordo. En febrero del 2016 ya había registro de más de 5.000 fallas y defectos de diversa índole en esta clase de seis destructores antiaéreos que últimamente navegan muy poco.
 
Se sabe que los destructores Tipo 45 son tan ruidosos que los submarinos rusos pueden detectarlos a 100 millas de distancia. Al parecer terminada la Guerra Fría, a nadie le pareció importante que estos destructores "furtivos" tuvieran una baja firma sonora. Se gastaron miles de millones en desarrollar y construir destructores con baja firma térmica y baja firma radar pero se ignoró totalmente el tema del ruido. Un experto de la Armada Argentina nos hizo saber que eso no tiene solución. Para el colmo los Tipo 45 llevan torpedos antisubmarinos Stingray lanzables desde helicópteros ya que estos destructores no cuentan ni contarán con tubos para el lanzamiento de los mismos. La respuesta de los buques al eventual ataque por parte de un submarino implicará preparar y hacer despegar un helicóptero armado con un torpedo, lo que puede tomar más tiempo del aquél con el que la nave pueda disponer en ese tipo de situación.
 
Podríamos seguir enumerando defectos pero con los arriba mencionados alcanza para sostener lo que afirmamos recientemente: la Royal Navy es un gigante (ya no tan gigante) de pies de barro. El desastre de Malvinas de 1982 podría repetirse en cualquier parte del mundo en cualquier momento.
 

LA EMPRESA BRITÁNICA BABCOCK CIERRA EL ASTILLERO INGLÉS DE APPLEDORE

05.11.2018 12:41
La empresa multinacional británica Babcock anunció la decisión de cerrar su astillero de Appledore en Devon, en el sudoeste de Inglaterra. En las instalaciones de Appledore se han estado construyendo barcos desde 1855 bajo una variedad de propietarios. Además de buques de guerra el astillero construyó remolcadores, dragas, transbordadores y grandes yates. Construyó los buques de investigación científica HMS Scott, HMS Echo y HMS Enterprise de la Marina Real británica. También fabricó bloques para los portaaviones Clase Queen Elizabeth.
 
Ahora la falta de una estrategia seria para la industria de defensa británica por parte de los últimos gobiernos del Reino Unido dejó al astillero sin trabajo. Gran Bretaña pierde otro activo industrial estratégico.
 
En nuestro artículo del día 2 del corriente mes decíamos: "No sirve gastar un porcentaje alto del producto bruto interno para la defensa, hay que hacerlo con inteligencia. Las inversiones y los gastos deben ser equilibrados... Cuesta creer que Londres esté haciendo las cosas tan mal pero eso es un hecho."
 
La presente noticia podría ser apenas una de las primeras en una larga serie de novedades negativas para los británicos. La falta de planificación y el rojo financiero del sector militar británico están transformando a sus fuerzas armadas y en especial a la Royal Navy en un gigante (ya no tan gigante) de pies de barro.
 
Artículo relacionado:
 

¿CUÁNTO MÁS RESISTIRÁ EL PRESUPUESTO DE DEFENSA BRITÁNICO ANTES DE DESCONTROLARSE Y PONER EN RIESGO LA DEFENSA Y/O LA ECONOMÍA BRITÁNICAS?

02.11.2018 12:41
 
Según la National Audit Office (NAO - Oficina Nacional de Auditoría) británica, el déficit del presupuesto de defensa británico se encuentra en algún lugar entre los 4.000 y los 20.000 millones de libras. Hace días dábamos cuenta del anuncio por parte del Ministro de Hacienda británico de una partida adicional de 1.000 millones de libras. Doscientas millones de libras serán giradas en el período fiscal 2018/2019 y los restantes 800 millones en el período 2019/2020. Algo más de la mitad de ese dinero irá a cubrir costos adicionales del programa de submarinos SSBN Dreadnought. Todo parece indicar que la partida adicional saldrá del fondo de contingencia previsto para los gastos adicionales que pudieran surgir durante la construcción de los mencionados SSBN. Como bien sabemos los costos de ese tipo de programas británicos siempre se dispararon mucho en los últimos años, claro ejemplo de ello son los submarinos Clase Astute. Por ende los fondos adicionales girados a la Defensa del Reino Unido difícilmente puedan ser considerados genuinos, del fondo de contingencia de los Dreadnought está saliendo dinero para la ciberdefensa y para medios antisubmarinos. Cuando el programa Dreadnought necesite fondos adicionales - y muy probablemente los necesite - parte de esos fondos habrán sido desviados a otras áreas. Habrá que sacar dinero de la galera. El rojo fiscal del sector militar británico podría dispararse y mucho.
 
Los Dreadnought no son el único problemas. Queda pendiente la resolución de los problemas de propulsión de la clase Astute. Londres deberá adquirir más aviones F-35, deberá pagar por la integración de este sistema de armas a la flota (se deberá gastar dinero para que los buques de la flota pueda recibir información desde los F-35 o toda la complejidad de sensores de este sistema de armas tendrá un valor muy relativo) y deberá costear las necesarias mejoras que deban recibir estas aeronaves que están muy lejos de haber alcanzado su madurez operativa. Se están adquiriendo los aviones P-8 Poseidon; se están construyendo las fragatas Tipo 26; la construcción de las fragatas Tipo 31 ni siquiera figuraba en el presupuesto analizado por la NAO al estimarse el rojo defensivo; hay en marcha programas de construcción de blindados; de modernización de misiles y el déficit de personal alcanza niveles alarmantes. Si se decide seguir adelante con el desarrollo del caza de sexta generación, el Tempest, los costos serán siderales (consideramos que las probabilidades de éxito del proyecto son bajísimas). El listado anterior dista mucho de ser exhaustivo.
 
No sirve gastar un porcentaje alto del producto bruto interno para la defensa, hay que hacerlo con inteligencia. Las inversiones y los gastos deben ser equilibrados. La imperiosa necesidad que tienen los británicos de reducir su déficit del sector Defensa no se refleja en los hechos. Nuevamente se comienzan a escuchar voces que alertan que será muy difícil seguir preservando indefinidamente a los buques de asalto anfibio de la Royal Navy si se quiere sanear el presupuesto militar británico. El destino de algunos buques de escolta parece sellado: serán vendidos. Dos gigantescos portaaviones podrían quedar sin escolta suficiente u operando para grupos de tarea estadounidenses. Cuesta creer que Londres esté haciendo las cosas tan mal pero eso es un hecho.
 
Artículo relacionado:
 

GRAN BRETAÑA Y UN AUMENTO DE PRESUPUESTO QUE DEBILITARÁ AÚN MÁS A SU SECTOR DE DEFENSA

30.10.2018 11:02
 
El Ministro de Hacienda británico, Philip Hammond, acaba de anunciar que el Ministerio de Defensa británico (MoD) recibirá una partida adicional de 1.000 millones de libras, es decir unos 1.275 millones de dólares. A primera vista la noticia es buena para la Defensa británica, en la práctica es todo lo contrario. Hammond remarcó la necesidad de mejorar las capacidades cibernéticas del Reino Unido, de incrementar su capacidad antisubmarina y de proseguir a paso firme con el programa de submarinos SSBN Dreadnought. 
 
Hace apenas algunos días se conoció un informe que da cuenta de la detección de numerosas fallas graves en distintos sistemas informáticos del sector militar británico. Los fallos - que se cuentan por docenas - van desde la falta de un encriptamiento seguro de información que se transmitió por Internet hasta vulnerabilidades de hackeo "in situ", teléfonos celulares y una laptop llevados al extranjero, una laptop con información sensible llevada a reparar, periféricos conectados a computadoras sin previa verificación de la ausencia de malware, etc. En algunos casos la información puesta en riesgo era altamente sensible. Si bien no se dice si la información expuesta efectivamente se filtró o si los fallos fueron detectados antes de ser aprovechados por agencias de espionaje extranjeras, es de público conocimiento que hackers extranjeros atacan activamente los sistemas británicos con el último episodio detectado hace apenas días. En esas circunstancias es difícil pensar que todas las vulnerabilidades pasaran desaprovechadas por la inteligencia extranjera.
 
En cuanto a la determinación de seguir adelante con el programa Dreadnought podemos afirmar que la inyección de una fracción de los 1.000 millones de libras será contraproducente para las finanzas del MoD. Hace apenas unas semanas su continuidad estaba siendo cuestionada. La inyección de fondos manifiesta la determinación de seguir adelante. El monto total que los contribuyentes británicos deberán pagar por el diseño de los nuevos SSBN, será como mínimo de 3.000 millones de libras, y el costo total de diseñar, construir y operar las naves a lo largo de toda su vida útil ascendería a 100 mil millones de libras o más.
 
El rojo fiscal de la Defensa británica ya es sideral y crece. Avanzar con los nuevos submarinos portadores de misiles balísticos implicará reducir las capacidades convencionales. Ya se redujo el número de destructores y fragatas construidos y a construir, ya se vendió un portahelicópteros a Brasil, sigue la probable venta de más fragatas Type 23, hay muchos buques británicos que en lo que va del año aún no navegaron. En este contexto el aumento anunciado por Hammond genera muchísimos más problemas que soluciones. La Marina Real británica sigue navegando sin rumbo y sus dolores de cabeza recién empiezan. 
 

NUEVAMENTE DOS DOCENAS DE F-35 DEBERÁN PERMANECER EN TIERRA, SON DE LA VARIANTE QUE OPERARÁ EL HMS QUEEN ELIZABETH

26.10.2018 10:38
 
Nuevamente unas dos docenas de aviones F-35 de la variante de STOVL (F-35B, la que operará el portaaviones británico HMS Queen Elizabeth) deberán permanecer en tierra por disposición del Pentágono.
 
Durante la investigación que se lleva a cabo por el aparato que se estrelló en tierra en Beaufort, Carolina del Sur, hace un par de semanas, se descubrió que otras dos mangueras que alimentan el motor de estas aeronaves ameritan ser inspeccionadas. La revisión se hará en algunos aparatos con más horas de vuelo de la variante F-35B que es la que por sus características sufre un mayor estrés. Las mangueras a revisar pertenecen al mismo fabricante que la que fue la causal del accidente mencionado arriba.
 
Recordemos que cuando los EE.UU. y otros países decidieron dejar las tres variantes de los F-35 en tierra, los británicos continuaron con las pruebas de vuelo desde el portaaviones HMS Queen Elizabeth. Cinco F-35 ingleses debieron recibir el reemplazo de la manguera que causó el accidente en Carolina del Sur.
 
Hace unos días el Comandante del Queen Elizabeth expresó su deseo de que la Royal Navy tenga 10.000 marinos más. La falta de personal de la Marina Real británica es tan grave que un importante número de sus destructores y fragatas no navegó en lo que va del corriente año. Es obvio que en las actuales circunstancias los portaaviones Clase Queen Elizabeth son fuente de problemas y no una solución. En un conflicto convencional de proporciones serían blancos fáciles. Con escolta insuficiente, con aviones de poca autonomía y dudosa calidad y casi sin armamento para la autodefensa el "día de desastre para la flota" de 1982 podría repetirse en cualquier lugar del mundo.
 
Artículos relacionados:
 
1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>