Blog

LAS GRANDES MENTIRAS DE LA PROPAGANDA BRITÁNICA SOBRE LOS DESTRUCTORES TIPO 45

15.06.2012 16:53

 

Mientras esta semana el tercero de los destructores tipo 45, HMS Diamond, comenzó su primer despliegue operativo, nos parece prudente mostrar algunas debilidades de este buque, que a menudo nos es presentado como el más moderno y poderoso de su tipo en todo el mundo.

 

El diseño final de los tipo 45 resultó en un buque de 152,4 m de longitud y 21,2 de ancho con un desplazamiento a plena carga de 7.800 toneladas. La relación tamaño del buque/desplazamiento sugiere que el espesor del casco es menor al deseable, implicando cierta debilidad estructural.

 

Ya dimos cuenta, hace menos de dos meses, que el primero de los destructores tipo 45 en haber sido construido y en haber entrado en servicio, HMS Daring, fue sometido a reparaciones urgentes y secretas en Bahrein, después de haber sufrido una grave falla mecánica.

 

Esto sucedió mientras realiza su primera misión operacional en la zona del Golfo Pérsico, más precisamente, a sólo dos meses de haber comenzado esa misión. El desperfecto ocurrió mientras patrullaba aguas próximas a Kuwait. El buque tuvo problemas con un rodamiento del eje de estribor.

 

De hecho, ésta no fue la primera vez que el Daring sufrió problemas de propulsión. Ya en noviembre de 2009 quedó a la deriva en pleno Atlántico luego de haber perdido el poder después de una visita a Nueva York. En esa ocasión tuvo que volver como pudo a Halifax, en Canadá, para ser reparado.

 

También dimos cuenta – hace poco más de un mes - que el destructor HMS Dauntless, que se hallaba navegando rumbo a Malvinas, sufrió una sobrecarga eléctrica en la costa de Senegal. Después del incidente la tripulación del destructor Tipo 45 tuvo que desconectar los sistemas de baja prioridad en el barco. Algunas fuentes afirman que la nave antiaérea quedó a la deriva durante varios minutos. Después se especuló que parte del problema se debió a un error humano. Francamente semejante nave debería ser menos vulnerable a ellos.

El sistema de armas principal de este destructor antiaéreo es el Sea Viper. El mismo consta de un radar SAMPSON y un radar de rastreo, un sistema de misiles MBDA Aster 15 y 30 y un lanzador de misiles vertical de 48 celdas SYLVER, dando capacidad antiaérea de corto y largo alcance.

 

Generalmente se afirma el Sea Viper es capaz de interceptar varios objetivos a la vez. Se suele leer que el radar SAMPSON es capaz de seguir un objeto del tamaño de una pelota de tenis viajando a tres veces la velocidad del sonido. Esto último posiblemente hasta sea cierto. Pero el grado de inmadurez del sistema, en especial del SAMSON es tal, que probablemente deban pasar años antes que la capacidad teórica se convierta en capacidad real. Hoy por hoy los clase Daring o tipo 45 son incapaces de hacer frente a un ataque de saturación de misiles antibuque. De hecho el Sampson debió ser complementado con otro radar y tiene numerosas fallas de diseño que serán muy difíciles de resolver.

 

Ante un enemigo poderoso, dotado de medios modernos y usados simultáneamente, el sistema en general y el radar en particular colapsarían. De hecho el radar de vigilancia aérea 3D S1850M no figuraba en el plan original para estos buques.

 

Respecto al Sampson podemos afirmar que por combinar el barrido electrónico con barrido mecánico – por lo cual debe ser refrigerado – el riesgo de fallas se acrecienta.

 

Para mayor claridad, el propósito principal de la mayoría de los sistemas navales de defensa aérea es la lucha contra misiles antibuque (ASM). Los aviones son objetivos mucho más fáciles desde una perspectiva técnica. Estamos en una época en que ya se está haciendo fuerte el uso de misiles supersónicos y los hipersónicos ya no son parte de la ciencia ficción. Un ataque de saturación con misiles modernos pondría en peligro a los buques a los cuales los clase Daring deberían ofrecer protección contra estas amenazas y los propios type 45 se verían en aprietos en el momento de defenderse a si mismos.

 

El tipo 45 puede portar un máximo de 48 misiles. La fragata germano-holandesa de 5.700 toneladas clase De Zeven Provinciën podría ser comparada con los clase Daring y saldría ganando. Frente a estos buques, la clase Daring sale mal parada. Los barcos alemanes y holandeses utilizar un radar comparable al Sampson (Thales APAR / SMART-L), lo que les da similares capacidades de defensa contra los ataques de saturación, pero con un número de misiles mucho mayor: 112.

 
Para la detección de submarinos los destructores británicos cuentan con un Sonar MFS-7000 Ultra Electronics/EDO. Llevan torpedos antisubmarinos Stingray lanzables desde helicópteros ya que los tipo 45 no cuentan ni contarán con tubos para el lanzamiento de los mismos. Cuentan con un sistema de defensa antitorpedos de superficie. Los helicópteros embarcados son o serán uno o dos Lynx HMA Mark 8 pero podrían ser reemplazados por los EH101 Merlin o por los AW159 Lynx Wildcat.

 

La respuesta de los buques al eventual ataque por parte de un submarino implicará preparar y hacer despegar un helicóptero armado con un torpedo, lo que puede tomar más tiempo del que un buque pueda disponer en ese tipo de situación.

 

Mucho se habló de la “invisibilidad” de este navío. Hay mucha exageración en eso. Esta nave aparece en el radar de un tamaño menor a lo que aparecería sin sus características de furtividad. Concretamente en la pantalla de determinado radar aparecería del tamaño de un remolcador o de un buque pesquero de dimensiones no muy grandes. Sin embargo el operador del radar sabe que hay algo allí. Los servicios de exploración aéreos, marítimos y la información de inteligencia pueden fácilmente hacer el resto del trabajo.

Esta no pretende ser una descripción exhaustiva de las vulnerabilidades de los tipo 45. Ya mencionamos estos días que no contarán con el CEC. En definitiva, podemos ver que el arma más poderosa de los británicos no son sus destructores clase Daring. Si fuéramos nosotros quienes tuviéramos que decir cuál es el arma más poderosa de los ingleses, la propaganda ocuparía un puesto de privilegio.

NO NOS HEMOS RENDIDO

14.06.2012 17:46

 

El 14 de junio de 1982, después de una feroz resistencia por parte de las tropas argentinas situadas en torno a Puerto Argentino,  los Generales Jeremy Moore y Mario Benjamín Menéndez pactaron el alto al fuego que dio final formal a la Primera Batalla por Malvinas. No se mencionaba la palabra “rendición”, sólo cese de fuego.

 

Recién en 1989, bajo el gobierno de Carlos Saúl Menem se firmó un tratado inconstitucional - no se consultó al Congreso Nacional - por el cual Argentina se rindió. Fue más bien la rendición de un gobierno que en aras de una suicida e irrestricta libertad de mercado, hizo concesiones impúdicas a un enemigo igualmente impúdico.

 

Las Malvinas fueron, son y serán argentinas y no hay paz sin justicia. Es bueno que los británicos que viven en Gran Bretaña y aquellos que viven en Malvinas lo vayan sabiendo.

 

La presidente Cristina Fernández de Kirchner llegó a los Estados Unidos para participar de la sesión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, oportunidad que aprovechará para reiterar el pedido de negociación con Gran Bretaña por la soberanía en las Islas Malvinas.

 

Nadie alberga muchas expectativas respecto a ello. Lo dijo el propio ministro de Defensa argentino, Arturo Puricelli: “el Reino Unido se obstina en mantener la usurpación ilegítima de un territorio incuestionablemente argentino y suramericano” y agregó que "vamos a seguir con esta política" (de recuperación de las islas por medio de la diplomacia) "porque queremos garantizar que en nuestra América no haya ninguna escalada armamentista".

 

Lamentablemente la diplomacia por si sola no alcanza. El Ministerio de Defensa deberá trabajar aún más arduamente para cumplir el mandato constitucional de proveer a la defensa común. Deberá hacerlo sin descuidar las demás obligaciones del gobierno nacional.

 

No somos de los que afirman que el actual gobierno no hizo nada por la recuperación material de las Fuerzas Armadas argentinas. Hizo, pero no lo suficiente. Acá no hay margen para cuestiones ideológicas. Todavía está a tiempo de acelerar el proceso de devolución a las FFAA de una capacidad operativa acorde a las necesidades del país.

 

La Fuerza Aérea Argentina es la más problemática de las tres fuerzas. Ahí hay mucho por hacer y la propia fuerza tendrá que poner orden y abnegación en sus filas para generar el terreno propicio para su recuperación.

 

El Ejército y la Armada Argentina están un poco mejor, pero distan mucho de estar en condiciones óptimas. Hay urgente necesidad de medios antiaéreos, de helicópteros pesados y antisubmarinos. La Infantería de Marina necesita al menos un buque de asalto anfibio, la recuperación y construcción de submarinos necesita ser acelerada, los destructores y corbetas necesitan ser modernizados.

 

No estamos fomentando una aventura bélica, estamos concientes de la validez del dicho “si quieres la paz, prepárate para la guerra”.

 

Las Malvinas son, efectivamente, una causa nacional. Debemos multiplicar nuestros esfuerzos por recuperarlas. Se lo debemos a los héroes que ofrendaron su vida defendiéndolas. Nos lo debemos a nosotros mismos, por esa vocación de grandeza que nos dio Dios y que proclamamos cada vez que cantamos nuestra Canción Patria:

 

“... coronados de gloria vivamos
o juremos con gloria morir.”

EL SISTEMA DE CAPACIDAD DE COMBATE COOPERATIVO (CEC) Y SU INMUNIDAD A LA GUERRA ELECTRÓNICA

13.06.2012 17:48

 

En la nota publicada anteayer sobre el CEC, dimos una explicación básica del sistema. Hoy queremos describir cómo se realiza la conexión entre buques, la cual por su propia naturaleza logra que los datos transmitidos sean difíciles de interceptar.

 

La comunicación del CEC entre buques se realiza mayormente mediante microondas de la “banda C”. Las microondas, gracias a su pequeña longitud de onda, permiten que se las transmita en haces muy angostos, directamente a otra antena. Debe haber, por ende, visibilidad directa entre antenas, lo que en inglés se denomina como enlace “Line of Sight”. Eso lleva implícita una cierta cercanía entre los buques que están emitiendo y recibiendo información y el uso de antenas direccionales.

 

Por lo tanto habría que ubicarse entre las dos antenas de dos buques relativamente cercanos, para poder leer su señal, la cual - por otra parte - está codificada. Demás está decir que al ubicarse entre dos buques cercanos con misiles antiaéreos y otras armas, el fracaso estaría casi asegurado. De todos modos lectura e interferencia no son lo mismo y la “banda C” - al menos teóricamente - puede ser interferida.

 

Otra ventaja de las microondas es que su alta frecuencia da a la banda de las mismas una gran capacidad de “transportar” información. La banda de microondas tiene un ancho de banda 30 veces mayor que todo el resto del espectro de radio por debajo de ella. Esto implica que en poco tiempo se pueden transmitir muchos datos. Gracias a este hecho, las naves dotadas del CEC se comunican por pares, durante períodos de transmisión/recepción breves. Lo hacen a través de una señal direccional estrecha.

 

Podría tratar de interferirse algún radar para dejar al sistema “ciego”, pero por la propia esencia del CEC habría que interferir varios radares para perjudicar la imagen cooperativa que comparte el grupo, ya que interfiriendo un sólo, se seguiría contando con la lectura de todos los demás, incluso en el buque “cegado”.

 

De hecho algunos británicos aseguran que en un ejercicio que habría incluido un par de destructores del Tipo 42 equipados con el CEC, uno de los dos buques habría sido capaz de disparar y tocar un blanco a pesar de que su propio radar estaba completamente interferido. No pudimos corroborar la autenticidad de la versión, pero es - al menos parcialmente - coherente con lo que se espera del sistema.

 

Como se puede notar, con la negativa del MoD británico de dotar a la Royal Navy del sistema de Capacidad de Combate Cooperativo, la Marina Real se ve privada de un sistema moderno, muy inmune a las acciones de guerra electrónica.    

CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE CAPACIDAD DE COMBATE COOPERATIVO (COOPERATIVE ENGAGEMENT CAPABILITY SYSTEM O CEC)

11.06.2012 19:42

 

En nuestro anterior artículo publicamos la noticia de que la Royal Navy no recibiría el sistema de Capacidad de Combate Cooperativo (Cooperative Engagement Capability system o CEC). En esta nota daremos una breve explicación de su utilidad y funcionamiento, sin entrar en detalles técnicos.

 

El CEC es un sistema que fusiona datos de alta calidad de sensores de distintos buques y la distribuye a todos los otros participantes en un estado filtrado y combinado. En otras palabras, integra los datos de radares de todos los buques de un determinado grupo en una única imagen, la cual está integrada por datos, no barridos.

 

La integración y transmisión se realizan en tiempo virtualmente real, mejorando así significativamente la capacidad antiaérea de determinado grupo de combate y brinda la posibilidad de disparo de misiles antiaéreos de determinada nave desde otros buques, si ello fuera necesario. La comunicación entre buques es casi totalmente a prueba de interferencias.

 

El CEC mejora mucho la capacidad de conducción de la guerra en operaciones anfibias, permitiendo a las unidades que cooperan, destinar la energía del radar a las diferentes áreas del campo de batalla, logrando la ampliación del área de cobertura radar. Las operaciones navales llevadas a cabo en el entorno del litoral exigen que los aviones de ataque y misiles sean detectados y atacados sobre tierra o sobre el agua, en situaciones en que las características topográficas dificultan esa tarea. Un ejemplo de ello podría ser un eventual desembarco en un ambiente geográfico como el de Malvinas.

 

Los datos de cada buque se distribuyen a todas las demás naves y se combinan (integran) en un imagen compuesta, idéntica en cada barco.

 

Debido a que el CEC combina los datos de medición de los radares de todos los buques, la imagen cubre un área geográfica mayor que la de cualquier sensor individual, proporcionando un cuadro de situación más claro y completo y ofreciendo posibilidades de coordinación táctica.

 

Si además hay aeronaves equipadas con radares de alerta temprana o similares y CEC, esa cobertura se incrementa aún más. Además los aviones posibilitan la retransmisión de la imagen del CEC entre unidades de superficie muy distantes entre sí, manteniendo el conocimiento del estado de situación y la conectividad a distancias muy extendidas. Los datos de radar de las unidades de aire del CEC también aumentan enormemente la cobertura del teatro de operaciones. La altura del radar aerotransportado mitiga el enmascaramiento del terreno y las limitaciones horizonte radar que afecta a los radares de buques.

 

Además, el CEC contribuye a la defensa contra misiles balísticos proporcionando un rastreo continuo desde la primera detección hasta su intercepción. Aunque cada buque sólo es capaz de mantener el rastreo de una parte del vuelo del misil, la imagen compuesta, basada en todos los datos, es continua.

 

Los datos son transmitidos en forma encriptada y altamente resistente a las interferencias.

OTRO DURO GOLPE PARA LA ROYAL NAVY

11.06.2012 11:17

 

Si bien las primeras noticias al respecto fueron publicadas hace semanas, recién en los últimos días los medios anglosajones especializados en temas militares dieron la novedad por cierta.

 

La Royal Navy sufrirá otro duro revés, dado que el Ministerio de Defensa británico decidió que por ahora los buques de guerra británicos no serán equipados con el Cooperative Engagement Capability system (CEC) o Capacidad de Combate Cooperativo.

 

El sistema habría permitido a cualquier buque que estuviera realizando el seguimiento de un avión o un misil volando bajo, transmitir los datos a la nave a la que éste se estaría dirigiendo y eventualmente hasta disparar los misiles antiaéreos de la segunda por control remoto. Un grupo de buques podría así operar como una gran unidad en la que los datos de los sensores serían compartidos en tiempo real.

 

La fusión de los sensores mejora significativamente la coherencia y la continuidad del rastreo de misiles y aviones. Dado que hay muchos factores - además del horizonte - que pueden afectar la detección por radar, este sistema sería de extrema utilidad.

 

Los factores que pueden afectar la detección mediante radar son varios. Uno es el tamaño de la sección transversal del blanco en su relación espacial con el radar. No es fácil detectar un misil volando hacia determinado buque desde ese mismo buque, porque éste se presenta de frente. Es mucho más fácil detectarlo desde un buque al que el misil se le presenta de costado. La superficie expuesta al radar es mayor.

 

Hay otros factores que dificultan la detección por radar: factores atmosféricos, interferencia electrónica, misiles volando muy cerca uno del otro y bloqueos por relieve acrecientan las dificultades.

 

Un  alto jefe de la Royal Navy comentó la noticia diciendo: "La Marina Real sabe que deben hacerse esfuerzos por ahorrar, pero a las fuerzas (armadas británicas) se les pidió hacer más con menos".

 

El CEC iba a compensar la reducción en el número total de destructores del tipo 45 construidos y también iba a equipar a las futuras fragatas tipo 26, aunque algunos especulaban que también se podría dotar con el sistema a al menos algunas naves tipo 23.

 

Por ahora todo parece haber quedado en la nada. Se especula que en el futuro el MoD podría resolver instalar los sistemas al menos en los tipo 45 y las tipo 26. Entre tanto la Royal Navy quedó privada de un sistema que hubiera multiplicado las capacidades antiaéreas de su reducida flota y hubiera acrecentado significativamente su interoperabilidad con la marina estadounidense.

REDUCCIÓN DEL EJÉRCITO BRITÁNICO: ANUNCIOS Y ANÁLISIS

07.06.2012 15:46

 

La noticia ya es oficial. La hizo pública el jefe del Ministerio de Defensa británico (MoD) y la ampliaron otros funcionarios. Algunos detalles se conocerán recién en los próximos meses, pero los lineamientos para la reducción del Ejército Británico ya se dieron a conocer desde las más altas esferas del MoD.

 

El British Army será reducido en 20.000 hombres. Si bien la finalización de la reestructuración está prevista para el 2020, la mayoría de los cambios significativos a nivel de unidades ocurrirán entre el 2014 y el 2016.

 

Se guardan en reserva algunos detalles incómodos. No se dijo a ciencia cierta qué ocurrirá con las unidades escocesas. El gobierno de Cameron no quiere fogonear el nacionalismo escocés desintegrando sus unidades. Lo ingleses dicen que hasta ahora la parte más perjudicada fueron ellos y que no tolerarán así como así la posibilidad de más recortes “desproporcionados”.

 

Por lo demás se confirmó que la logística quedará en manos principalmente de empresas privadas y de los demás socios europeos de la OTAN. Esta afirmación cosechó muchas críticas.

 

En Libia quedó claro que Europa tiene una capacidad logística muy pobre. Fue la parte de la tarea que tuvieron que cumplir los estadounidenses. Llamativamente también reapareció en el escenario la palabra “Falklands”, por Malvinas. Muchos británicos dudan sobre la posibilidad de recibir ayuda europea en caso de una guerra que no fuera de la estricta incumbencia de la OTAN, aun cuando los europeos tuvieran una capacidad logística aceptable.

 

De todos modos, ¿alguien imagina a Grecia apoyando con su logística a una Gran Bretaña envuelta en un eventual conflicto bélico por Malvinas? ¿Lo harían España o Alemania? Ni siquiera la ayuda estadounidense es tomada como probable por los británicos.

 

Las empresas privadas de las que dependería Gran Bretaña en caso de no contar con otro apoyo de suministros de sus socios (¿aliados?), serían de las más diversas procedencias. Las garantías plenas no existirían y - según algunos analistas - quedaría abierta la posibilidad de chantajes políticos o de ineficacia en el cumplimiento.

 

En otro plano, el refuerzo de algunas unidades de infantería provendría de la reserva, que se fue reduciendo a lo largo de los años. También quedarían en manos de la reserva la sanidad, la inteligencia, los servicios informáticos  y hasta la artillería. Los empleadores deberán desprenderse de sus empleados durante el tiempo que estos estén cumpliendo con alguna de esas misiones. No queda del todo claro si los reservistas podrían a negarse prestar servicio, pero en todo caso ese es un obstáculo que se puede resolver cambiando la normativa.

 

Otros servicios podrían quedar en manos de “contratistas privados”, empresas de seguridad privadas que supuestamente darían apoyo a tropas de primera línea. Algunos también mencionaron el “respaldo de seguridad”. En suma, se abrirían las puertas a los mercenarios.

 

Eso trae otros problemas. Uno de ellos es la migración voluntaria de miembros de las fuerzas armadas a empresas de seguridad. Desde ya que el personal más solicitado es el que proviene de las unidades de élite. A los despidos de efectivos se podría sumar una sangría de tropas altamente entrenadas y capacitadas. El golpe a la moral de los que quedarían en el ejército sería múltiple: habría inseguridad respecto a su futuro laboral, se daría la coexistencia con tropas mercenarias motivadas por móviles económicos, no por un sano nacionalismo ni por el espíritu de cuerpo, podría haber diferencias salariales muy marcadas.

 

Podríamos hacer un análisis muy extenso, pero preferimos dejar algunos puntos al criterio de nuestros lectores. Sólo haremos propio - a modo de reflexión final - el comentario del veterano de Bosnia y parlamentario británico, Coronel Bob Stewart: “un ejército de menos de 100.000 hombres ya no es un ejército, es una fuerza de autodefensa”. Admitimos que eso es cuestionable, pero para las pretensiones británicas de influencia mundial, esa es una afirmación valedera.

EL EJÉRCITO BRITÁNICO Y SU ADIÓS A LAS ARMAS

06.06.2012 23:22

 

Pasaron las celebraciones del aniversario de diamante del reinado de la soberana británica. Se acabó la fiesta. Llegó la hora de enfrentar la dura realidad. Gran Bretaña no tiene dinero - y mucho menos voluntad - de mantener un ejército digno. Mañana Philip Hammond anunciará que el Ejército Británico será reducido a apenas algo más que polvo y cenizas.

 

Regimientos enteros desaparecerán o serán fusionados con otros, batallones de infantería y blindados serán disueltos, la artillería pesada ya no tendrá lugar ni razón de ser, 20.000 efectivos serán puestos en la calle de aquí al 2020. Se los reemplazará con una mayor participación de la reserva y por “contratistas privados”, mercenarios, para ser claros.

 

Los ingleses esperan que mientras sus unidades tengan que luchar, sus aliados se hagan cargo de la logística. No dicen qué harán cuando - si se da el caso - tengan que pelear sus propias guerras, aquellas que no conciernen en nada a sus socios de la OTAN. La inteligencia, los servicios informáticos y la sanidad de combate correrán por cuenta de la reserva.

 

"El concepto de ejército integrado significa que los batallones de infantería ligera se verá reforzados en el despliegue a través de una colaboración permanente con los batallones de reserva", dirá Hammond mañana según lo previsto.

 

La moral de los miembros del British Army quedará por el suelo. Gran Bretaña esta privatizando hasta su ejército y a esa empresa le “sobra” personal. Cualquiera puede ser despedido y la incertidumbre es un enemigo poderoso.

 

Alguna vez Gran Bretaña fue un poderoso imperio. Hoy parece un circo gobernado por payasos - dicho con todo respeto por los artistas del sano humor. Alguna vez Gran Bretaña honró a su reina con una revista de trescientos buques. Esta vez la honró con un destructor y dos pequeñas embarcaciones de escolta. La época de esplendor terminó. SIC TRANSIT GLORIA MUNDI.

GRAN BRETAÑA CARECE DE POLÍTICA DE DEFENSA

05.06.2012 17:41

Hace algunos días informábamos que el Comité de Cuentas Públicas de la Casa de los Comunes del Parlamento británico, advirtió que el programa de recortes de personal del Ministerio de Defensa del Reino Unido (MoD) estaba provocando la pérdida de personal capacitado.

 

El comité advertía que como consecuencia del programa de recortes se estaba despidiendo a gente capacitada, la que luego era reemplazada por asesores externos. También decía que en el mediano y largo plazo esto podría derivar en serias pérdidas de capacidades y un crecimiento aún mayor en gastos de asesoramiento. “El MoD continúa con los recortes de personal sin comprender las habilidades que necesitará en el futuro”,  señalaban los diputados, afirmando que el gobierno de Londres había puesto “el ahorro por encima de la estrategia".

 

Pero eso es sólo el principio. Demos un vistazo a la producción para la defensa británica. Tomemos el caso puntual de BAE Systems. Esta empresa está construyendo los portaaviones clase Queen Elizabeth, los submarinos clase Astute, los destructores clase Daring y tendrá la responsabilidad de llevar adelante el programa de las fragatas Type 26. También produce blindados y realiza mantenimiento y reparaciones de buques. Eso sólo ya suena - como mínimo - a oligopolio.

 

Independientemente de la ética de la empresa - la cual no pretendemos cuestionar - eso genera cierto riesgo de que la política de defensa sea influenciada por las legítimas necesidades y expectativas empresarias.

 

Aún así, si hubiera una directiva clara del rumbo que debería tomar la política de defensa, esos riesgos serían fácilmente conjurados. El caso es que no hay un lineamiento claro del rumbo que debe tomar el MoD. La Revisión Estratégica de la Defensa y la Seguridad del 2010 fue desacreditada por el propio gobierno británico con su drástico y dramático giro respecto a la decisión sobre la variante de aviones y portaaviones a incorporar por parte de la Royal Navy.

 

Primero el gobierno inglés ignoró la propuesta de sus predecesores criticando con extrema dureza la decisión de los laboristas y después de haber tomado la determinación contraria, volvió a la propuesta original. Eso deja algo en claro: el gobierno británico no tiene un plan de defensa y los pocos lineamientos claros que existen respecto al tema, están sujetos al fundamentalismo económico y/o al capricho de los funcionarios. Las decisiones tomadas por otros gobiernos se deshacen con tanta facilidad como los Nimrod en manos de los chatarreros.

 

Un sólo ejemplo final para aquellos que todavía no den por bien fundado nuestro análisis. Como ya informamos el gobierno británico dio a conocer que se concedieron contratos por valor de 347 millones de libras a empresas del Reino Unido para empezar a trabajar en el diseño de los sucesores de los submarinos nucleares Vanguard. El mayor contrato es por valor de £ 328 millones y fue concedido a BAE Systems Maritime – Submarines.

 

La decisión final sobre la renovación del sistema Trident se tomaría durante el año 2016, un año después de las elecciones parlamentarias y los liberales demócratas insisten en que los contratos de diseño no representan un compromiso de renovación. Es decir, los 347 millones de libras que se pagará a las empresas mencionadas podrían ser dinero tirado a la basura. El próximo gobierno británico podría tomar la decisión opuesta a la tomada por el actual.

 

Como ya explicamos, no sería la primera vez que sucedería algo así. La defensa británica actual es fruto de la constante improvisación.

SIC TRANSIT GLORIA MUNDI

02.06.2012 10:35

La Royal Navy dio inicio a la celebración británica del aniversario de diamante de la coronación de su reina. Una ensordecedora salva de veintiún cañonazos marcó el comienzo de los festejos de la soberana de una nación que supo ser uno de los imperios más poderosos del mundo. La celebración de una nación insular cuya marina de guerra aterrorizó y sometió a naciones de todo el globo. Todos los ojos estaban clavados en el HMS Diamond, el moderno destructor encargado de los cañonazos rituales. Cuatro helicópteros de la Marina Real zumbaban sobre la nave en formación de diamante. La RAF aportó dos aviones Typhoon que surcaron el cielo con un sonoro rugido de león, con la voz dominante de un león imperial.

 

¿Majestuoso? No, patético. Apenas ciento quince años antes los buques de la armada imperial se extendían por kilómetros y kilómetros perdiéndose en la bruma. Las buques de la Armada Real, 165 de ellos, habían formado para una majestuosa revista naval. Fue el 26 de junio de 1897, para celebrar el aniversario de diamante de la reina Victoria, soberana de Gran Bretaña e Irlanda, emperatriz de la India y ama de otros numerosos dominios más allá de los mares. Había 21 acorazados y 44 cruceros. La reunión de esa gran flota no había exigido la retirada de una sola nave, ni desde el Mediterráneo ni de los lejanos escuadrones que custodiaban las rutas marítimas del imperio. La orden del día era tan clara como sencilla: "Si el contribuyente británico no siente un escalofrío de satisfacción por una visión tan espléndida y tan inspiradora, no es un patriota ni un verdadero ciudadano".

 

Las revistas navales se celebraron en Gran Bretaña desde 1415, cuando Enrique V inspeccionó a la flota reunida para la invasión de Francia. En el siglo pasado marcaron la coronación de Jorge V en 1912, la movilización de la flota en 1914, la coronación de Jorge VI en 1937, la coronación de la actual reina, en 1953, su jubileo de plata en 1977 y el bicentenario de Trafalgar en 2005.

 

La reina y el duque de Edimburgo, un oficial de carrera antes de contraer matrimonio, deben mirar hacia atrás con tristeza, recordando aquel 15 de junio de 1953, cuando abordaron la fragata Surprise para pasar revista a la armada reunida para celebrar la coronación. La Armada no tenía escasez de portaaviones. El Eagle, el Indomitable, el Illustrious, el Theseus y el Perseusse se alineaban junto al canadiense Magnificent y al Sydney de Australia. Otros portaaviones estaban ausentes, por hallarse en operaciones, en una zona que abarcaba desde el Mediterráneo hasta el Lejano Oriente. En total unos 300 barcos, cruceros, destructores, fragatas y dragaminas, participaron de aquella revisita, sobrevolados por unos aviones 300 del Arma Aérea de la Flota.

 

Hoy la Royal Navy está compuesta por dos portahelicópteros, un sólo buque de asalto en actividad, seis destructores, 13 fragatas, 42 embarcaciones menores y 13 auxiliares, sin descontar a aquellos que se encuentran en reparaciones. La marina británica no cuenta con portaaviones ni aviones.

 

Ésta nación decadente tiene en su poder las Islas Malvinas y otros archipiélagos del Atlántico Sur. Argentinos, deberíamos sentir vergüenza.

INFORME ESPECIAL DEL BIMESTRE MARZO-ABRIL (PARTE II)

31.05.2012 17:30

 

La Armada Argentina es más hermética en lo que refiere a sus proyectos de modo que informaremos solamente que como primer vehículo aéreo no tripulado la fuerza utilizó al Chimango. Este aparato fue diseñado para el entrenamiento de tiro antiaéreo con cañones y misiles.

 

El siguiente desarrollo fue el Guardián. Se trata de una aeronave de reconocimiento para identificación de blancos en tiempo real, con capacidad de operar desde buques de superficie y prestar apoyo anfibio a la Infantería de Marina.

La construcción se efectuó en el Taller de Mantenimiento Buenos Aires. Hasta donde sabemos se obtuvo un prototipo hecho con fibra de carbono ya que se necesitaba que fuera un aparato con alta resistencia tanto a las condiciones que se dan durante el despegue, como al impacto que se produce durante la recuperación con red a bordo de las unidades navales.

 

En este desarrollo participaron varios destinos de la institución. El primer vuelo de prueba se habría tenido lugar en diciembre de 2005.

 

En cuanto a la Fuerza Aérea Argentina, podemos decir que había adquirido un determinado número de aeronaves a una empresa privada. Las mismas se destinarían a una escuela de pilotos de vehículos aéreos no tripulados que tiene previsto dirigir la FAA. Sabemos que hubo problemas con el sistema de armas adquirido aunque no estamos en condiciones de decir en qué consistieron y si fueron resueltos o no. Al parecer los problemas no fueron técnicos.

 

De todos modos la FAA no carece de proyectos en la materia. Se sabe que cadetes de 3º y 4º año de la Escuela de Aviación Militar trabajan en un proyecto denominado precisamente V.A.N.T (Vehículo Aéreo No Tripulado).

 

Después de haber diseñado y construido dos prototipos, el equipo del proyecto V.A.N.T. se encuentra investigando y desarrollando una tercera aeronave, mucho más avanzada, para emprender el diseño de un avión no tripulado con fines militares de largo alcance (LOS) y gran autonomía de vuelo. Este avión estará dotado con modernos sistemas de vuelo y telemetría y brindaría al proyecto mayores capacidades, estimándose que operará con un alcance de 100 kilómetros y un techo operativo entre 5000 y 7000 pies (unos 1.500 a 2.100 m).

 

Para finalizar sabemos que la Subsecretaría de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (SsICyDT) y la empresa INVAP, junto a las Fuerzas Armadas y el Estado Mayor Conjunto, se encuentra elaborando un proyecto para el desarrollo y producción de una familia de aviones no tripulados con sus respectivos sistemas de sensores, guiado, comunicaciones y propulsión. La iniciativa se denomina SARA (por Sistema Aéreo Robótico Argentino), teniendo como objetivo lograr la autonomía tecnológica en UAV Clase II (medianos) y Clase III, es decir, grandes.

 

Según el Ministerio de Defensa, además de tener múltiples aplicaciones tanto en el ámbito civil como en el de las Fuerzas Armadas (y de Seguridad) la Argentina contaría con un nuevo producto de exportación en un mercado internacional en rápida expansión en lo que se refiere a este tipo de aparatos.

En Argentina hay también empresas civiles que desarrollan este tipo de aeronaves para uso civil, pero no es objetivo de este informe hacer referencia a ellas.

 
<< 116 | 117 | 118 | 119 | 120 >>